fotografia

Pequeño pueblo de unos 5.000 habitantes, Vaglia es Patrimonio de la Humanidad al formar parte del conjunto de Villas y Jardines Medicis toscanos. Villa Pratolino fue un encargo de Francisco I de Medici al arquitecto Buontalenti como regalo para la que luego fue su esposa, la veneciana Bianca Cappello con la que se casó en los jardines de esta villa en 1579. Con el paso de los años y tras la muerte de su propietario este lugar quedó abandonado y muchas de las esculturas que decoraban los jardines fueron trasladados a Florencia menos una que no pudieron llevarse por no poder moverla ya que esta realizada en una roca que sobresale de la montaña, el Coloso de Apeninos.

fotografia

Esta escultura es obra del famoso escultor francés Gianbologna que en España tenemos una de sus obras, la estatua ecuestre de Felipe III que se puede ver en la Plaza Mayor de Madrid. El artista quiso hacer un homenaje a los Apeninos, la cadena montañosa que recorre la península italiana y aprovechó una enorme roca que asoma al borde del lago artificial.

fotografia

Talló la piedra con la forma de un dios que parece salir de la roca (solamente la cabeza es un acoplamiento de ladrillo con un soporte de hierro) y mide diez metros apoyado sobre el brazo izquierdo que sujeta un pez que es una fuente que mana agua. La Villa Pratolina ha pasado de mano en mano y los últimos dueños realizaron reformas pero en la actualidad es propiedad pública de Florencia y se puede visitar desde mayo hasta octubre. La sorpresa es que el interior del dios es hueco con ventanas que dan bajo las barbas del coloso. Antiguamente existía una chimenea que hacía salir humo por la naríz de la estatua y aunque ahora ya no es así, se puede recorrer por dentro.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: