COLORES DE VIDA (RELATO CORTO)

Un poco de alegría, salpicada con pequeños fragmentos llenos de incontables sonrisas. Así, en una forma tan sencilla, estaban coloreados los mejores momentos de su vida. Sí, también habían algunos momentos salpicados de color gris y negro, esos donde parecía que la luz jamás volvería a meterse en su vida. Y aunque esos eran momentos tristes, de esos que todo el mundo trata de olvidar, ella los aceptaba sin chistar. No siempre todo puede ser rosa o azul como las nubes que surcan el inmenso cielo. A veces, esos momentos de tonos oscuros, nos enseñan a valorar un poco más los buenos momentos que le dan un bello color a la vida.

Una noche larga de fiesta bajo las estrellas, algunas decepciones amorosas y muchos deseos por salir adelante. Cada una de esas experiencias tenían distintas tonalidades que se reflejaban sobre la piel de esa joven persona. En el futuro, tanto lo bueno como lo mano, habrían contribuido para darle una forma definida al cuadro de su vida.

Colores complementarios

Pronto, antes de que esa persona se diera cuenta, alguien lograría identificarse con los colores que con gran arte decoraban cada milímetro de su piel. Y entonces, uno reconocería en la piel del otro trazos similares, señas inequívocas de una historia de vida marcada por momentos en común. Los dos sonreirían con la inocencia propia de los corazones honestos. De ese día en adelante, ninguno de los dos tendría que vivir como un trazo solitario y desprovisto de vida, irremediablemente perdido en un mundo de tonalidades que a veces resultan abrumantes y confusas, tanto para la vista como para el corazón.

A partir de ese día, sus colores se mezclarían en una perfecta armonía, dándole vida a complejos fractales que sirvieran para llenar de bellos colores a un lienzo que pareció casi vacío durante largos años.

Colores de vida y amor

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: