Cuando termines un cuadro de punto de cruz, tanto si es pequeño y no se ha manchado la tela como si es grande y está algo "sobada", es conveniente lavarla antes de enmarcar el cuadro. Para que, además de quedar bien limpia, los colores queden fijados y brillantes, echa un chorrito de vinagre en el agua con la que la lavas, junto con el jabón (a ser posible jabón para prendas delicadas). Después la aclaras con un poco de suavizante de lavadora, la dejas secar y la planchas del revés. ¡Verás qué colores más bonitos te quedan!

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: