Usualmente a la hora de realizar un acabado en madera, esta sufre una alteración o cambio de su color natural a causa de los métodos utilizados para la realización del mismo. Dicha operación consta de realizar decoloración, teñido y mordentado. Este último consiste en tratar la superficie de la madera con sustancia no colorantes, que reaccionan cambiando de color a causa de la presencia de sustancias naturales provenientes de la madera, este método es poco utilizado ya que sus resultados son poco satisfactorios.

En cambio la decoloración continua empleándose con frecuencia, para aclarar o suavizar el color de madera logrando así una mayor uniformidad del mismo, ya que de esta manera hace posible la aplicación de tintes más claros y transparentes en el teñido posterior.

En la antigüedad se utilizaban tintes decolorantes que dañaban la superficie o alteraban los colorantes naturales propios de la madera, pero en la actualidad se utilizan los llamados “entonadores” que son pinturas con pigmentos claros que se aplican sobre la ésta formando una capa súper fina y transparente a modo de aclarar el tono de la misma, en algunos casos es necesario tratar la madera con pigmentos especiales para uniformar el color de la albura de la madera.

El teñido se utilizaba también para darle mayor categoría a  la madera y de esta manera realizar una réplica de las maderas más costosas como ser nogal, caoba o ébano. Con el surgimiento de la nueva técnica de enchapado la imitación paso a ser el refinamiento de las condiciones naturales de la madera dándole así una forma mas uniforme, aumentando su valor decorativo.

En los comienzos del uso de las diferentes técnicas de refinamiento de la madera se utilizaban pigmentos vegetales o minerales solubles en agua para su coloración.

En cambio actualmente se utiliza anilinas o colorantes sintéticos de las más variadas tonalidades. El agua como disolvente de las tinturas tiene el inconveniente de hinchar las fibras y levantar las fibras sueltas, con lo que se dificulta el logro de un acabado posterior de calidad; por ello las tinturas modernas utilizan disolventes orgánicos diversos que no producen el fenómeno de hinchar las fibras.

Dichos decolorantes y tinturas se presentan en forma líquida y se aplican en forma similar a las pinturas con brocha o pincel. En el caso de la fabricación en masa se utiliza para la aplicación de estos productos la pistola de aire comprimido. En ocasiones es conveniente la aplicación del tinte por frotación con muñeca, ya que se obtiene una excelente penetración del tinte en la estructura superficial de la madera.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: