Después del vergonzoso papel de la selección colombiana en las eliminatorias para el mundial 2010, no hace falta hacer una análisis minucioso para saber porque por tercera vez consecutiva el equipo colombiano no asiste a un mundial.

Desde la eliminatoria para Japón 2002, los directivos de fútbol en nuestro país han adoptado un esquema terrible en la selección y remoción de sus técnicos.  Ya de por si la eliminatoria sudamericana es larga y tediosa, todo con el ánimo de mejorar las arcas de la confederación suramericana de fútbol en lugar de pensar en el bienestar, la preparación y el tiempo con el cual un jugador debe ser convocado para que se acople a su equipo nacional y rinda mejor en la cancha; a la confederación y sus representaciones nacionales poco les importa esto, desde que se inventaron el esquema todos contra todos, nos tienen durante casi dos largos años viendo unos intermitentes partidos de eliminatorias que lo único que dejan son dudas y un proceso que no arroja síntomas precisamente de eso, de ser un camino serio y trabajado donde se pueda llegar a un mundial bien preparado, es tan desgastante esta eliminatoria que pocos equipos se salvan y los que lo hacen es porque están en un proceso muy riguroso y que cuesta mucho dinero.

La confederación suramericana de fútbol  sigue sorda a los críticos y atenta a la venta de derechos de partidos y publicidad que beneficien sus cuentas.  Colombia como muchos de los equipos suramericanos es víctima de ello, pero allí no radica el problema de su eliminación.

Desde que su impuso este sistema de todos contra todos, los colombianos despiden a su director técnico si este no muestra resultados esperados a medio camino de las eliminatorias, pasó rumbo a Corea-Japón cuando el Chiqui Garcia  con un proceso mas bien regular tenía a la selección en la mitad de la tabla y ante unos últimos partidos defensivos y de malos resultados decidieron reemplazarlo por Maturana que hizo lo mismo que el anterior, llevando a la selección a depender de un resultado en la última fecha que por una manguala entre argentinos y uruguayos, no se pudo conseguir la clasificación, pero para ser sinceros esta se perdió con mucha antelación cuando no se ganararon juegos cruciales y así no depender de este resultado.

Lo mismo ocurrió en la eliminatoria Alemania 2006, Francisco Maturana continuo al frente.   Los pobres resultados  obligaron su salida dándole paso a Reinaldo Rueda que se vio en la misma situación anterior, dependiendo de otro resultado en el último partido que no se dio tampoco, donde cambien parece que hubo una manguala como la anterior pero menos descarada o menos visible, pero manguala, acuerdo o componenda entre argentinos  y uruguayos otra vez.  Allí como hace cuatro años pasó lo mismo, no se ganaron los partidos que se debían y la selección no tenía por que depender de un partido final.

 

Estas eliminatoria nos ponen de nuevo en la misma situación, un calendario extenso que no permite hacer un seguimiento serio y más cuando buena parte del seleccionado juega en el exterior, un técnico que toma las decisiones equivocadas y frente al cual muchos jugadores no sienten simpatía (Jorge Luis Pinto) otro que llega a reemplazarlo a mitad de la eliminatoria que toma decisiones mas equivocadas que el anterior pero que tiene el atino de no escuchar a los cronistas deportivos de nuestro país que creen tener siempre la razón, y una dirigencia que no ha entendido que hace rato necesitamos que se hagan a un lado, que esperamos tener dirigentes que no sean los sucesores de la misma rosca que los llevó a ser los dirigentes de hoy, la dirigencia de Luis Bedoya en la dimayor nos recuerda las épocas turbias de Alvaro Fina y Jorge Correa Pastrana, con la diferencia que a este último si le tocó ver  e ir a acompañar a la selección a un mundial.

Desde que Luis Bedoya asumió la dirección de la federación colombiana de fútbol, su nombramiento fue cuestionado por un posible favorecimiento de directivos anteriores y porque para muchos fue más de lo mismo y es verdad, durante su permanencia como presidente de la federación no hemos visto un proceso serio en las bases o una clasificación a un mundial de fútbol, cuando el gobierno quiso intervenir la federación y a algunos clubes, se blindaron de tal manera que fue poco lo que pudo hacer el gobierno y coldeportes; y todo quedó en tímidos anuncios de investigar las finanzas de algunos equipos de ahí no pasó.

En esta eliminatoria nos sacaron un partido antes ya no dependíamos del la fecha final y de otros resultados alternos, nos sacaron en el momento justo y por lo mismo: por no ganar, ni planear bien los partidos que podían y deberían ser ganados

Colombia vuelve a quedar eliminada y el pobre balance de esta eliminatoria nos debería llevar a unas conclusiones evidentes que deberían ser de ejecución inmediata.

1. Que ante un calendario tan extenso de eliminatorias que favorece los intereses comerciales de la confederación suramericana de fútbol, lo mejor es convocar pocos jugadores que estén en el extranjero, un proceso largo de acople y entrenamiento no se puede hacer con ellos y si con una buena base que se pueda convocar en mas fácil y rápido en el paìs.

2. Necesitamos un técnico serio con un equipo asesor que puede hacer buenos cambios y tome las decisiones correctas de alienación dentro de los partidos.

3. Llegó la hora y es urgente de cambiar los directivos de nuestra federación de fútbol,  necesitamos personas dinámicas, que modernicen la federación y sus equipos; y que  mantengan al margen a los representantes de los jugadores de quien se rumora fuertemente que aun sobornan a los técnicos para que sus jugadores se muestren en las eliminatorias.

4. Es tan pesado y paquidermico el andamiaje directivo de nuestra federación que cuando vemos a Luis Bedoya y su sequito  en la televisión parece que estuviéramos viendo a un clon de Jorge Correa o Alvaro Fina, necesitamos dirigentes salidos de una elección democrática y no de los amiguismos que perpetúan  a los mismos en el poder.

Es hora de una dirigencia seria, dinámica y transparente que nos haga confiar en ella y muestren un proceso sólido para llegar al mundial.  Ante este fracaso no sólo deben renunciar técnico, equipo asistente y algunos jugadores, los primeros que se deben ir son los directivos.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: