Podemos colocar una tarima flotante sin ensamblarla con pegamento, gracias al sistema de "clic-clac" con las uniones hechas por presión.

Generalmente las tarimas flotantes se componen de lamas ensambladas por ranuras y lengüetas. El encolado las dota de una fuerte estabilidad que el sistema de encajes a presión (que muchos fabricantes ya ofrecen), consigue igualar.

Instalación: tarima flotante

  • A la hora de su colocación hay que tener en cuenta el perímetro de la estancia para calcular correctamente el material y para que permanezca el carácter "flotante" del parqué.
  • Así mismo, hay que dejar por todo el espacio externo, una junta de dilatación puesto que el suelo puede sufrir variaciones dimensionales (por la humedad o temperatura del ambiente).

Cómo crear una junta de dilatación

  1. tarima flotanteDejar por todo el perímetro una junta de dilatación. En la primera lama poner unas cuñas para mantener este espacio.
  2. Si se dispone de una gran puerta acristalada, es más estético colocar el sentido de las lamas paralelamente a ella.
  3. Para la primera fila, hay que colocar firmemente la lama contra estas pequeñas cuñas. Repartirlas cada 40 cm.

Una escuadra en los ángulos

  1. Úsala para cortes en forma de trapecio. Desenroscar, poner los brazos contra el ángulo y atornillar para guardar la medida.
  2. Ponerla sobre el borde y marcar el corte con uno de los laterales de hierro plano. Seguir el trazo contra el otro canto.
  3. En la siguiente fila se puede prescindir de ella midiendo los largos. Para el mayor, poner otra lama sobre la fila siguiente.

Tarima flotante que se une por presión

  • El principio es el mismo que en el resto de tarimas flotantes, pero las lamas van provistas de un sistema de ranuras y lengüetas de plástico que se ensamblan por simple presión.
  • Pueden ensamblarse y desmontar hasta 2-3 veces, sin perder su eficacia de unión.
  • Este sistema, ahorra el trabajo del machihembrado encolado. En vez de encolar la parte a unir y, sobre todo, obligar a la lama mediante golpes de martillo sobre un trozo de madera para que llegue hasta el fondo, es suficiente colocar la lama en forma oblicua, a lo largo, y después dejada caer hacia el suelo.
  • Cuando se escuche un "clic" estaremos seguro de que ya está encajada. Quedara solamente dar unos ligeros golpes en el lateral para que se asiente con la lama precedente y se unan entre sí. Para los golpes hay que hacerlo a la manera tradicional de encolado.

Confortable y fácil de colocar, con este tipo de tarima flotante podemos transformar el interior de una habitación en tan sólo un fin de semana. Además de ser un trabajo de bricolaje sencillo, resulta muy limpio.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: