Sodoz llegó a su tiempo con un pedido bien difícil.

 

Al cruzar la puerta que abría la parte del portal que le permitía la entrada en su tiempo, Sodoz, junto a Saguna y el piloto miyyeriano se encontraron en el centro de una video-reunión del mismo Consejo Científico que los había escogido como exploradores en el tiempo.

  Un grupo que había vivido tantos avatares junto a aquellos jóvenes del pasado encontrados de manera eventual en uno de los saltos temporales.

—Ellos son Saguna y Rapol —dijo Sodoz; el silencio del Consejo lo obligó a continuar—. Son del planeta Myyeria. Ella es directora de vuelos y él piloto.

Saguna y Rapol levantaron la mirada, pero ninguno de los científicos hablaba.

Sodoz también esperaba, ¿sabrán de Myyeria en el Consejo?

—Ellos dos son —una pausa—; o eran, miembros del ejército que nos invadió con el objetivo de exterminar la vida humana en…

— ¿Eran? —lo interrumpió una mujer mayor desde un monitor ubicado a la derecha de la mesa que dirigía la video-reunión del Consejo Científico.

Había llegado el momento que Sodoz menos deseaba: la explicación de todo lo ocurrido. ¿Le creerían?

  Nadie lo interrumpió hasta el final, cuando desplegó los planos y esquemas de las naves myyerianas que habían traído.

  Varios minutos se demoró la intercomunicación entre los miembros del Consejo al terminar Sodoz, miradas interrogadoras se intercambiaban de una pantalla a la otra. Pero ninguno hablaba…

  A punto estaba Sodoz de exigir una respuesta, un comentario, ¡cualquier cosa que les demostrara que lo habían escuchado! Entonces, en la pantalla principal de la reunión apareció la respuesta: «Tal vez los myyerianos no merezcan la ayuda; pero sí revisaremos los diseños que han traído y haremos el mayor esfuerzo por encontrar una solución»

  A Sodoz, Sagunay Rapol se les indicó retirarse de la sala y mantenerse a la espera de los estudios que se realizarían. Ellos estaban en realidad un tanto escépticos, sobre todo por la desconocida aleación metálica.

¡Apareció una posible variante! Y de inmediato se dispuso el portal espacio-tiempo para el regreso de Sodoz y los myyerianos, pero no lo harían solos. Una flota de cien naves de guerra marcharía con ellos como apoyo en el ataque a Myyeria.

Y sí resultó la «variante», las soluciones dadas por los especialistas terrestres tuvieron éxito. El trabajo conjunto de los COLEGAS, los pilotos de combate llegados desde la Tierra y los myyerianos comenzaba a dar sus frutos, casi la totalidad de las naves estaban a punto. En dos jornadas, quizás, podrían despegar todas hacia Myyeria.

¡Pero ocurrió algo inesperado! Miles de drones de exploración myyeranios comenzaron un ataque despiadado contra la flota.

¡Los habían descubierto a pesar de haber escogido un bien apartado planeta!

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: