Esta parte de la historia aparece sin una explicación previa, los que siguen la trama deben estar conscientes de cómo quedaron los seis colegas al escuchar el anuncio virtual hecho por los invasores extra terrestres.

 

  Por supuesto que debían aceptar el trueque propuesto, pero; ¿la vida de Teros estaría segura? Una interrogante que los invadió; dejándolos muy confusos.

Sofía, llévala a tu cuarto —dijo Sodoz señalando a la extra terrestre.

  Reunidos nuevamente los seis comenzaron a valorar cada especto. Y marcaron dos puntos que NO PODÍAN descuidar bajo ninguna circunstancia.

 

1.      RECUPERAR A TEROS

2.      TRATAR DE IMPONER CONDICIONES A LOS INVASORES PARA QUE SE MARCHARAN.

 

  El segundo aspecto les resultaba bien complicado: ¿qué podrían exigir a los invasores? El debate se extendía sin lograr algún que otro avance.

  Sofía casi reclamó obviar el segundo punto, solo pensaba en Teros, ¡no podían; ni podía ella; perderlo!

  Al fin determinaron proponer el cambio en el momento exacto en que comenzaron la invasión a la Tierra, eso, al menos, les garantizaría facilidades para ubicarlos temporalmente: a partir de...

  Sin esperar la indicación Sofía buscó a la «muchacha», ella debía manejar el aparato para hacerles llegar la propuesta a los de su equipo; que como habían anunciado esperaban en el centro de la Vía Láctea.

  «Ella» maniobró con la linterna recogida por Vilk y en segundos escucharon la respuesta:

No tenemos objeción, pero que sea esta misma noche—después aparecieron reflejadas en una pantalla virtual las coordenadas de tiempo y espacio que ubicaban lugar y momento del trueque—. Exigimos que venga solo uno de ustedes, que recogerá al colega y entregará a nuestra soldado.

—Al final son de ellos quienes condicionan —protestó Sofía con lágrimas en los ojos.

—No tenemos opción —respondió Sodoz. Y mirando a la «prisionera», le dijo—. Nos vamos.

— ¿Por qué tú? —fue la pregunta inmediata de los otros cinco. 

—Es lo mejor —respondió Sodoz cruzando ya el portal marcado por el rayo de luz de la linterna.

 

  El intercambio fue rápido y en silencio, incluso, los portales de acceso de ambas partes nunca llegaron a cerrarse.

 

  Contentos recibieron los jóvenes de AHORA y el FUTURO a sus dos amigos. Sofía corrió a los brazos de Teros y no pudo evitar el beso, entonces gritó horrorizada.

— ¡Es un clon! ¡Nos engañaron!

  En ese mismo instante escucharon un sonido proveniente de la pared que tenían a la espalda. Y al girar ven como la figura de Onna, que así se presentó, perdía la doble dimensión que la mantuvo incrustada en el muro, para convertirse en un ser normal.

  Teros cayó al soltarlo Sofía.

Me auto cloné cuando Sofía me llevó al cuarto, porque sabía que esto pasaría y yo sería sacrificada por mis «amigos». Ellos recibieron la misma moneda.

— ¿Qué hay de Teros? —le preguntó de inmediato Sofía.

Si nos apuramos quizás logremos salvarlo…

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: