RECUERDEN QUE ONNA Y SOFIA ASUMIERON LA MISIÓN DE BUSCAR AL VERDARO TEROS. PORQUE LOS EXTRATERRESTRES, EN EL INTERCAMBIO, LES ENTREGARON UN CLON. TAMBIÉN RECUERDEN QUE ONNA SE AUTOCLONÓ Y POR ESO SIGUE VIVA.

PERO ELLAS (ONNA Y SOFIA), NO LLEGARON A TIEMPO PARA CRUZAR EL PORTAL DE REGRESO.

 

 

  En segundos se abriría el portal en la casa de Sofía para la llegada de las colegas y Teros, ¿pudieron salvarlo? Pronto lo sabrían.

  Pero no fue así. Y otras preguntas comenzaron a invadir el local:

— ¿Este es el portal correcto?

— ¿Dónde están?

— ¿Y Onna?

— ¿Y Sofía?

— ¿Y Teros?

  Interrogantes que daban vueltas como un círculo vicioso entre los colegas de AHORA y del FUTURO.

 

  Al mismo tiempo Sofía y Onna se miraban sin decidirse a hablar. ¡Habían quedado atrapadas en aquel «espacio-tiempo»!

  Por supuesto, también se interrogaban:

— ¿Podremos regresar? —preguntaba Sofía.

— ¿Podrán venir por nosotras? —cuestionaba Onna.

 

—Tenemos que partir de inmediato —se impuso la voz de Sodoz—, Vilk: comienza ya los cálculos, hay que evitar que ellas intenten algo y se nos pierdan.

—No pueden alejarse demasiado del lugar —acotó Antonio.

—Por eso tenemos que actuar rápido —concluyó Sodoz.

 

  Ellas razonaron muy parecido, no debían moverse del área acotada. Si lograban ir a por ellas lo harían a ese punto exacto del tiempo-espacio.

  Pero el extraño jeroglífico encontrado por Sofía, ordenando la autoeliminación de todos los invasores en la Tierra,  NO fue el único mensaje dejado por los del mundo de Onna.

  Ambas pisaron sin percatarse la otra trampa. Cayeron en una espiral de círculos que las fue hundiendo al «vacío» de manera violenta.

 

  Cuando Sodoz, Vilk y Felipe llegaron al lugar la primera advertencia captada por sus aparatos medidores fue la energía de succión en el punto por donde Sofía y Onna habían desaparecido. Se acercaron y también fueron absorbidos por la espiral «infinita».

  Entonces los unos y las otras comenzaron un recorrido impensado por el tiempo; portales se abrían frente a ellos, cerrándose casi de inmediato. Y de manera fugaz otro y otro.

  Eran desplazados por laberinto de tiempo sin saber a cuándo.

  En una oportunidad coinciden los cinco y ya no vuelven a separarse; aunque sin poder controlar el «viaje».

  Este se detiene violentamente, dejándolos casi desmayados en el suelo; ¿cuándo?, no lo saben. Dónde, tampoco.

  Con temor empiezan a observar. Es un lugar pantanoso y azul. Todo azul.

  Onna fue la primera en reaccionar. Algo se había movido y ella NO podía creerlo.

  Pero sí, allí, en ese mismo tiempo y lugar estaban sus amigos. Aquellos a los que habían ordenado el sacrificio.

Decidimos que no merecíamos morir —dijo una mujer—…, ni ellos —esto señalando a los que COLEGAS—. Por eso estamos preparando un ataque a Myyeria.  

— ¿Qué es Myyeria? —preguntó Sodoz.

Nuestro planeta —dijo Onna.

— ¿Cuántos son ustedes? —ora vez Sodoz.

Millones habíamos en la Tierra —respondió esta vez la mujer, ya con miles de myyerianos  su lado. 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: