No los vuelvo a presentar. Recuerden: los de AHORA y los del FUTURO…

 

  Sodoz se había incorporado al grupo con la clara condición de líder.

Sagela, tú permanecerás en AHORA para servir de intercambio entre todos —ella intentó infructuosamente decir algo—. Eres la que más desgaste de energía ha tenido y pienso que sea lo más sensato —así concluyó Sodoz, que después de la aprobación general explicó su plan:

—Vamos a dividirnos por parejas y repartirnos el tiempo…

—Me gustaría compartir la búsqueda con Teros —lo interrumpió Sofía, que ya no podía ocultar la atracción por el joven.

  Las miradas pícaras y los guiños de ojos dejaron las parejas conformadas así: Felipe y Vilk buscarían en los tiempos conocidos como Antes de nuestra era.

  Sofía y Teros en la Edad Antigua y Media.

  Mientrasque Sodoz y Antonio se encargarían a partir del presente.

  El flujo de datos e informaciones entre cada pareja y el «centro de mando» no cesaba. Habían implantado una conexión de tiempo con una de las etapas que revisaban y  le enviaban a Sagela restos de ADN, muestras de cualquier material que encontraran de procedencia dudosa y que no pudieran clasificar en el tiempo y lugar donde estuvieran. Por ejemplo, un pedazo de hierro encontrado en el Coliseo Romano y que no coincidía completamente con las características a las que debía responder química o físicamente el material.

  La búsqueda no cesaba.

  Pero una mañana todos escucharon como, desde el Londres de mediados del siglo XIX, Sodoz los reclamó con urgencia:

— ¡Debemos encontrarnos urgente en el «centro»! Creo que los tenemos…

  Después de explicar que las ondulaciones captadas y revisadas en la estación de Farringdon, la primera construida en el metro inglés, habían determinado allí a seres vivos que originaban diferente energía a la humana, desplazándose entre los cuarenta mil que utilizaron el novedoso transporte, aquel 10 de enero de 1863.

  La cuestión continuaba en cómo y dónde encontrarlos. Y por eso los seis volvieron a retroceder en el tiempo para mezclarse entre las «personas» que iban y venían en la estación.

  Solo obviaron un detalle: LOS EXTRATERRESTRES LOS ESPERABAN EN FARRINGDON.

La estación encontrada

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: