fotografia

Katrin Reedik es una mujer escocesa amante de lo paranormal que decidió hace algún tiempo coleccionar muñecas de porcelana que arrastraran historias de estar embrujadas. La creencia que mantiene Katrin es que ciertas muñecas con fama de malditas o embrujadas lo que albergan en su interior es el espíritu de una persona fallecida. Mantiene que no son especialmente peligrosas para quien las tiene en su hogar sino que simplemente a ciertas horas de la noche suelen hacer travesuras, como abrir los grifos, cambiar los canales de televisión o esconder objetos.

fotografia

Katrin que vive con sus dos hijos de 7 y 8 años, cuando tiene que viajar contrata a una niñera para que cuide y atienda a sus muñecas embrujadas pues de las 13 muñecas hay una que tiene el espíritu de un niño que necesita ser escuchado y atendido. Confiesa que cuando vivía en en Estonia fue cuando comenzó a detectar la presencia de espíritus, algo que no pueden conseguir todas las personas.

fotografia

"Después de mudarme a Glasgow me puse a investigar todo tipo de fenómenos paranormales hasta que por casualidad me encontré con el tema de las muñecas embrujadas.Tengo que decir que las muñecas no están realmente poseídas, la verdad es que las muñecas son simplemente el hogar de los espíritus. El espíritu utiliza a la muñeca de contenedor espiritual y es por este motivo que algunas veces nos encontramos las muñecas en posición muy diferente de como las habíamos dejado al salir de casa", ha comentado Katrin.

También ha manifestado que cuando alguien compra una muñeca antigua se expone a llevarse a casa el espíritu de una persona fallecida y que deberá respetarlo y atenderlo para evitar que se enfade y haga alguna trastada como lo que le ocurrió a ella que uno de los espíritus provocó en pequeño incendio.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: