El código hays

La aparición de los grandes medios de masas, en especial la radio y la televisión, fue recibida con enormes expectativas. Hubo quien proclamó que la televisión iba a conseguir el ideal de la perfecta educación universal e igualitaria. Pero en la actualidad nadie mantiene esa utópica visión de la televisión. Al contrario, la degenarición de sus cotnenidos, que practicamente han abandonado cualquier propósito educativo dió lugar al despectivo calificativo de “tele basura”.

Una de las cuestiones más preocupantes es la relacionada con la presencia de la violencia. La manera en que muchas películas y series de televión representan la violencia entra en contradición con valores fundamentales de la sociedades democráticas. Los contenidos de las películas y series de televisión suelen presentar una violencia vinculada, no a la acción legal de persecución de la delincuencia, sino a actividades fuera de la ley, transmitiendo la idea de que cada uno debe ejercer la justicia por si mismo e induciendo la desconfianza sobre la capacidad de obtenerla por medios legales.

En los años 30 del siglo XX, el CÓDIGO HAYS fue un intento de imponer a la industria cinamatográfica norteamericana unas normas que restringian tanto la exhibición de violencia como la de escenas de carácter sexual. La protesta contra el código Hays partió de artistas e intelectuales que lo interpretaron como una inaceptable constricción a la libertad creativa. Se llegó a un conflicto de valores entre quienes reclamaban que los contenidos de las PELÍCULAS deberían contribuir a la elevación moral de los espectadores y quienes ponían por encima la libertad del artísta para inventar ficciones, considerando que su obligación no es de tipo moral sino estética.

En los modernos estados democráticos se considera inacceptable la imposición de CENSURA moral sobre los contenídos de las creaciones artísticas aunque la mayoría de los estudiosos de las artes creen que, cuando una obra artística adopta un discurso moralista, generalmente se resiente el valor estético.

código hays

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: