CODICIA EN LA RED PARTE I (libro online)

COCICIA EN LA RED PARTE II (libro online)

CODICIA EN LA RED PARTE III

Estaba ya sentada en la mesa de la oficina. Leonardo, andaba pasillo adelante y atrás, hablando por su teléfono móvil. Parecía estar preocupado, Bianca continuaba repasando un sinfín de esquemas y resúmenes que había obtenido en sus últimas charlas con Jake. Estaba realmente nerviosa pero su impresión tras la entrevista con aquel afable hombre que se recorría la oficina con el móvil pegado a la oreja, le había dejado un muy buen sabor de boca. El ordenador tardaba en encenderse pero al fin, pudo arrancar el programa de gestión comercial de Cosmetic Shy. Era otra de las tareas más difíciles de Bianca, ya que, nunca había tenido tiempo de aprender a usar un ordenador. Era algo que, en esos momentos, la superaba pero estaba dispuesta a no rendirse ante aquel viejo ordenador que tanto la había hecho sufrir los últimos días.

Jake abrió la puerta del despacho de Bianca y le saludó con una desanimada sonrisa. Leonardo ya había dejado de hablar por su teléfono móvil y estaba en la sala principal sentado. Parecía preocupado pero se levantó y se dirigió al despacho donde se encontraba Bianca, abrió la puerta y saludó cordialmente a Bianca.

-Buenos días, Bianca. ¿Cómo te encuentras? ¿Preparada para salir con Jake? Mucha suerte. - Leonardo guiñó un ojo.

De nuevo el silencio se adueñó de su despacho. Las piernas le temblaban, creía imposible poder ponerse en pie.

A los pocos minutos entró Jake. Se mostró amable como siempre.

No te preocupes por nada -dijo Jake. Lo tengo todo bajo control. No tendrás que hacer otra cosa que escuchar.

Cerró la puerta inmediatamente.

Bianca parecía estar más en calma. Las palabras de Jake eran tranquuilizadoras y su expresión firme transmitía seguridad. Bianca estaba preocupada por si le fallaba a Jake. Es cierto que todo el mundo la estaba apoyando desde el primer momento y eso mismo la motivaba para no defraudar a nadie.

La puerta se abrió con violencia-

- En unos minutos salimos. - dijo Jake Prepárate que nos vamos. Es aquí cerca pero cogeremos el coche.

En apenas unos instantes, estaban montados en el coche dirigiéndose hacia la empresa que debían visitar. Jake hablaba poco en el coche. Lo único que comentó fue que sería una nueva clienta. Nunca antes la habían visitado. Bianca temió preguntarle a qué se debía tanta seguridad pero no quiso poner en duda sus palabras con el fin de que no se sintiera mal.

Jake derrochaba seguridad en sí mismo. Vestía un traje oscuro y una corbata algo inusual para las que solía llevar. Parecía más adecuada para una boda que para una persona que venía a enseñar un muestrario de cosmética. Este detalle sí que no pudo evitar el comentárselo.

¿Esa corbata Jake? - Preguntó Bianca entredientes casi sin querer que le escuchara.

Es nueva. Me la he comprado este Sábado. Quería estrenar algo para esta visita. Tiene que salir perfecta. - Contestó Jake.

Hemos llegado.

Jake se arregló el nudo de la corbata, se sacudió los pantalones de pequeñas partículas de polvo que se habían incustrado en el corto viaje. Era increible la manera de cuidar su imagen. El traje, la camisa, los pantalones, los zapatos..... todo Jake tenía un aspecto impecable estaba perfectamente ataviado para enfrentarse a una nueva entrevista comercial con su futuro y nuevo cliente. Jake y Bianca se presentaron en la recepción de las oficinas. Bianca obseraba cada movimiento que Jake realizaba, cada expresión de su rostro escuchaba atentamente cada palabra que pronunciaba. Su tono de voz era calmado a la vez que firme. La persona con la que tenían la cita estaba esperando en su despacho, siguiendo las indicaciones de la recepcionista, llegaron a él y llamaron a la puerta. Jake sonrió a Bianca y la guiñó un ojo a la vez que hacía un gesto con el pulgar de la mano derecha hacia arriba.

Desde el interior del despacho una voz femenina ordenó que pasaran. Al verles, la mujer se levantó y les pidió educadamente que tomaran asiento. Se trataba de Elisabeth Wayne era una empresaria que poseía una pequeña cadena de tiendas a nivel local donde comercializaban productos de belleza personal y que los productos de Cosmetic Shy, en principio, encajaban perfectamente con la filosofía que ella y su marido había implantado en sus tiendas. Elisabeth se mostró muy positiva desde el primer momento. Jake encajó con ella perfectamente en cuanto a gustos y forma de pensar, Jake parecía conocer a Elisabeth desde hacía años e incluso conocía el barrio de donde procedía ella, también parecía conocer a parte de su familia, era increible todo lo que sabía a cerca de la vida de Elisabeth, lo cual la sorprendió tan positivamente que pidió muestras de varios de los productos de Cosmetic Shy. Elisabeth y su marido tenían varios negocios en la ciudad, entre ellos, varias casas de trajes a medida y Jake, casualmente, frecuentaba a la hora de renovar su armario. La visita salió redonda y Bianca salió eufórica, sorprendida de lo fácil que había sido aquella ocasión. Su primera visita había sido todo un éxito y gracias a la presencia de Jake.

CODICIA EN LA RED PARTE I

COCICIA EN LA RED PARTE II

 Codicia en la red es un libro online que puedes seguir a través de distintos artículos. Es una novela de misterio, amor, odio que realmente te cautivará. Codicia en la red es, sin duda una de las mejores novelas de difusión de la literatura moderna. No olvides leer antes las dos primeras partes en los siguientes enlaces.

CODICIA EN LA RED PARTE I

COCICIA EN LA RED PARTE II

codicia, codicia, codicia, codicia, codicia, codicia, codicia, codicia, codicia, codicia, codicia, codicia, codicia, codicia, codicia, codicia, codicia, codicia, codicia, codicia

Codicia en la red

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: