El mobiliario desempeña un papel protagonista en las cocinas integrales actuales. La abrumadora cantidad de utensilios y accesorios que en ella se reúnen exige amplios espacios de almacenamiento, funcionales y de fácil acceso y limpieza. En el momento de proyectar la nueva cocina integral para tu hogar es muy importante definir claramente las dos zonas principales: húmeda y seca. La zona seca se destina a despensa, almacén de utensilios y preparación de alimentos; la zona húmeda, por su parte, es la utilizada para guisar y lavar.

Las principales marcas presentan despensas estudiadas al detalle, con canastas extraíbles pensadas para todo tipo de alimentos y distribuidas de forma que ahorran espacio y desplazamientos inútiles a la hora de cocinar. Es importante que, en este caso, los contenedores sean de rejilla, para permitir la ventilación necesaria.

Los muebles destinados a guardar cacharros incorporan estantes extraíbles, o giratorios en el caso de los rincones, que faciliten el acceso a aquello que se ha guardado en el fondo. Se recupera la tendencia a tener a la vista los accesorios que se utilizan con más frecuencia: estantes móviles, murales y suspendidos son opciones idóneas, en cristal o en rejilla de acero.

La superficie de preparación de alimentos debe ser amplia y el mármol continúa siendo el material por antonomasia. No obstante, la madera tratada y los materiales sintéticos, resinas, etc- están ganando posiciones, por lo ajustado de su precio y las mayores posibilidades para darles forma, en contraposición al mármol. Las últimas tendencias presentan encimeras sintéticas de colores atrevidos que facilitan la combinación de estas superficies con la decoración. Sobre las encimeras se sitúan obradores y tablas deslizantes, que permiten tenerlos a mano en todo momento.

Los fregaderos deben tener medidas adecuadas o si no el trabajo se convierte en incómodo y agotador. Se consolidan los fregaderos encastrados en la encimera, con dos senos para lavado y uno específico para escurrir, siempre preferibles grandes, que permitan el lavado de sartenes y ollas.

Los fogones, las placas vitrocerámicas y de calor por inducción mejoran a pasos agigantados, desde el punto de vista técnico y estético. Pero, existe una tendencia en los electrodomésticos, se avecina una reivindicación de las formas y estilos de los años cincuenta, por lo que los quemadores a gas vuelven a resurgir de sus cenizas. No hay que olvidar que los hornos -eléctricos, por inducción, a gas... incorporan prestaciones de muy alto nivel, que les convierten en una buena solución a la hora de cocinar; mientras que, por el contrario, los microondas parecen haberse estancado.

Es importante dotar a las cocinas integrales de un mobiliario flexible y funcional. Sillas plegables y taburetes, mesas escamoteables o abatibles, y una iluminación adecuada para las distintas funciones que se le exigen a la cocina, ayudarán a convertir este espacio en un auténtico centro vital de la vivienda.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: