Cocina fácil: masa para pizza, deliciosa y casera

La pizza es un plato que a todos nos gusta! Pero no tienes por qué comer siempre pizza congelada, o gastar un dineral en restaurantes. Quizá no te lo creas, pero la masa de pizza es facilísima de hacer si cuentas con la receta correcta y los ingredientes adecuados. Yo, personalmente, he probado decenas de recetas de masa de pizza, y esta que os doy a continuación es mi favorita. Sencilla y rápida de hacer, y con pocos ingredientes, es casi imposible que salga mal.

Ingredientes para la receta

- Harina especial para pizza*

- Agua caliente

- Azúcar

- Sal fina

* La harina especial para pizza no es más que harina normal de trigo con una cantidad determinada de levadura. Puedes encontrarla en la sección de harinas de cualquier gran superficie (también en Mercadona)

Utensilios que necesitarás 

- Una ensaladera o bol grande

- Un paño de cocina

- Rodillo de amasar

- Vaso medidor

Preparación (masa para 2/3 personas)

En un bol, echamos seis cucharadas soperas (llenas, haciendo montaña) de harina, una cucharada de postre de azúcar, otra cucharada de postre de sal y 10 cl. de agua muy caliente.

Amasamos todo, primero mezclando con una cuchara y posteriormente con las manos, durante unos minutos, hasta conseguir una bola de masa que podamos manejar sin que se nos quede pegada en las manos, pero que tampoco quede reseca. Si has puesto las cantidades exactas, la mezcla de harina y agua debería estar equilibrada, pero si ves que la masa sigue blanda puedes ir añadiendo harina a poquitos hasta conseguir la textura de "pelota". Lo mismo si la masa ha quedado muy dura; puedes añadir agua poco a poco (un buen método es mojarse las manos y seguir amasando).

Cuando tengas lista la bola de masa, ponla de nuevo en el bol, tápala con un paño de cocina y déjala reposar a temperatura ambiente entre 30 y 45 minutos, para que la levadura haga su trabajo; tras este tiempo, la bola habrá crecido en tamaño y estará lista para preparar la pizza.

Si quieres congelar toda o una parte de la masa, este es el momento de meterla al congelador. Si no, estira una hoja de papel de horno y espolvorea sobre ella un poco de harina (enharina también el rodillo y tus manos, para que la masa no se pegue)

Coloca la bola de masa sobre el papel enharinado y estírala con el rodillo hasta que quede fina y con la forma deseada. (Cuanto más fina, más crujiente y sabrosa)

Y, listo! Ya sólo queda que repartas los ingredientes sobre la pizza (tomate, queso mozzarella, orégano y todo lo que quieras) y la hornees durante 15 minutos en la parte baja del horno a unos 210ºC.

Notas

Esta masa es muy versátil, y en el momento de hacerla puedes añadir especias a tu gusto; orégano, ajo o cebolla en polvo, perejil...

Si no tienes azúcar, no pasa nada; éste sólo se utiliza para que la masa se dore al hornearse. Sin azúcar, tu pizza quedará igual de crujiente y deliciosa pero...no tendrá ese color dorado tan apetecible. 

Deliciosa!

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: