La Coca-Cola de México, de moda en EEUU

Pese a que la bebida es un símbolo de la cultura estadounidense, los consumidores exigentes reconocen que la versión mexicana es mejor. El motivo: está fabricada con azúcar de caña y no sirope de maíz.

lolo lolo

La Coca-Cola fabricada en México se ha convertido en un boom entre los fans de la bebida en Estados Unidos, que la prefieren a la original.

Pese a que la compañía fue fundada hace más de 120 años y es un símbolo de la cultura estadounidense en todo el mundo, los consumidores exigentes reconocen que la versión mexicana es mejor. El motivo: que está fabricada con azúcar de caña y no jarabe de maíz de alta fructosa, como la versión original.

Además, la mexicana se vende en botellas de vidrio con un diseño retro que la distingue de la estadounidense que se ve en todas partes. Y eso que no es nada barata, pues en lugares como Nueva York cuesta hasta cinco veces más que la local.

La Coca-Cola mexicana tiene incluso una página de seguidores en inglés en facebook (Mexican Coca-Cola®) , con más de 10.000 fans.

Negocio dulce

Los estadounidenses que compran las botellas de vidrio importadas desde México habrán visto con desazón informes recientes de que una embotelladora independiente en el país latinoamericano pensaba pasar del azúcar a la fructosa para reducir costos. A diferencia de las botellas de "Mexicoca", las gaseosas fabricadas en Estados Unidos son edulcoradas con jarabe de maíz de alta fructosa, lo que hace que la "Mexicoca" sea una bebida apreciada por algunos.

Arca Continental, la embotelladora mexicana en cuestión, dijo en un comunicado que no piensa cambiar de endulzante para las bebidas de exportación. Estas bebidas seguirán usando 100% de azúcar de caña. El director general de la empresa dijo la semana pasada que la embotelladora estudiaba usar más fructosa, pero solo para las bebidas distribuidas en México, que usan una mezcla de los dos edulcorantes. La proporción varía en función de los precios de los insumos, dijo la compañía.

En Estados Unidos, Coca Cola y Pepsi adoptaron el endulzante más barato en la década de 1980.

En México, que tiene una de las tasas de consumo de sodas más altas del mundo, los legisladores aprobaron la semana pasada un impuesto de un peso por litro (8 centavos de dólar por litro) de bebida carbonatada. La FAO dice que poco menos de un tercio de los mexicanos son obesos.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: