Pub en Soho, London

Caballeros entrenados, entrenadores de caballos:

Bien podría estar escribiéndose este artículo sentado en el Public House londinense, Coach & Horses , junto a Jeffrey Barnard, Wagner, Rimbaud, Verlaine, Marx o el mismísimo Thomas de Quincey. O también con Francis Bacon, pero, ¿y qué tiene que ver todo esto? No lo sé, quizá solo que el pintor comparte la misma sangre irlandesa que muchos caballos. Una cosa es segura en el Coach and Horses, la tradición deportiva así como de apuestas es parte de su no tan extenso menú. Y es que Inglaterra huele a Turf. Aún recuerdo ese maravilloso paseo frente al Turf Club en Carlton House Terrace, ese maravilloso e histórico club londinense ( año 1861) para y por seguidores de este maravilloso deporte.

Bien podría comentar la actualidad del fútbol anglosajón, que parece estar de capa caída de nuevo, o del español, en donde sus entrenadores son parte del circo mediático diario y en dónde algunos parecen descabalgar. Hablaré de Turf, esa actividad deportiva que nace y termina en el trasfondo de las carreras de caballos y por supuesto en las apuestas. El pasado domingo 11 de marzo de 2012, empezó la temporada primaveral de carreras en el Hipódromo de la Zarzuela de Madrid. Ya llevan 2 jornadas y caballos como Kadmios, Stratvs Canarias, Betica o precios Rose nos han enamorado. La cosa en el mundo del turf parece ir de bebidas alcohólicas y sino miren que caballos destacan últimamente: Stratvs Canarias, Otro Gintonic, Vodka Lemon, Dal Baco y Vega de Castilla.

A diferencia de otros deportes, la hípica tiene unos seguidores muy fieles casi genealógicos que no dependen de las irreversibles modas. Esto último puede parecer muy obvio en cualquier deporte pero con mayor precisión en el turf si nos dejamos acompañar por Charles Bukowski en cualquiera de sus obras, como por ejemplo ” El capitán salió a comer y los marineros tomaron el barco”: La gente que va a las carreras es el mundo en pequeño, la vida rozándose contra la muerte; no hacemos más que buscar un aplazamiento, guarecernos un momento de resplandor ".

Fotografía realizada en el hipodromo de la zarzuela

Pero también lo que diría Fernando Savater, ” El turf es una afición romántica; tiene más que ver con el amor al caballo que con el impulso de jugar por jugar ” . ¿Quién lleva razón? Ni el fatalismo de uno, ni la filosofía del otro, un término medio quizá. Es buen momento para recomendar la novela que se alzó con el premio planeta en 2008, ” La hermandad de la buena suerte “, de Fernando Savater, una novela de intrigas y filosofía en todo un entorno hípico.

El mundo de las carreras de caballos también es arquitectura, distintas costumbres así como lugares fantásticos como por ejemplo uno de los Hipódromos mas antiguos del mundo, Champ de Mars en Port Louis, Isla Mauricio y en donde es imposible no ver una carrera sin comer o como mínimo oler la esencia de los lichees. El mundo de las apuestas y de los pronósticos es infinito y sus seguidores se basan en aspectos puramente técnicos o deportivos, aleatorios, según el nombre de los caballos, origen, jinetes, pesos así como otras vicisitudes.

Carreras en Isla Mauricio

Queremos rendir un homenaje a la serie cinematográfica del momento, una serie muy especial que ha sido cancelada: LUCK.

Serie que aborda toda la atmósfera del Turf y no crea el lector que exageramos. No solo aparecen brillantes escenas de carreras de caballos con increíbles planos o entrenadores bebiendo del samsara de la soberbia, jinetes sin experiencia, propietarios dignos de cualquier película de cine negro, gangsters con poca movilidad, caballos como Mon Gateau, y Gettin´up morning, apostadores con mil y una virtudes y alguna que otra debilidad, jugadores. También nos muestran la realidad de los agentes de seguridad, de los servicios médicos en las carreras, del sacrificio de caballos y sus veterinarios, de los cajeros de apuestas, de los limpiadores de hipódromos, de las viejas glorias y un sin fín de profesiones relacionadas con el turf.

¿ Así a secas? No, también contiene un cuidado guión y unos asentados actores como Dustin Hoffman y Nick Nolte, por cierto, papel que les viene como anillo al baño. (Mi anillo de bodas está perdido por algún lugar del W.C). La música, excelente, sobretodo acompañando a las carreras. La serie ya cuenta con su primera temporada y la recomiendo tanto a seguidores del turf como no. La segunda temporada estaba en camino pero ha sido suspendida.

Y es que el deporte es competición, emoción, moda, sufrimiento, esfuerzo, dinero, corrupción, viajes, literatura, cine, amor y también humor pues como diría el incansable Groucho Marx en “Un día en las carreras”: Cásate conmigo y nunca más miraré a otro caballo.

Óscar Cuadrado Mendoza, de Nora GCL

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: