Sus últimos días en el hospital

   Este Goo se lo dedico a mi fiel perrita Cluny. 

   Cluny llegó a nuestras vidas a través de una adopción. La recogimos con apenas una semana de vida pues era urgente separarla de su mamá pues era rechazada por ella y existía el peligro de que la dañara e incluso provocarla la muerte. Por lo que desde el primer minuto que la cogí en brazos ella se acurruco en mi pecho, junto a mi corazón y allí se quedó hasta que falleció.

   Siempre ha sido muy cariñosa y fiel demostrando estas cualidades constantemente con todos los miembros de la familia, sobre todo con mi madre la cual, junto conmigo, alimentamos a Cluny primero con una gasita mojada en leche, después con jeringuilla y finalmente con biberón hasta que empezó a comer. Siempre ha estado junto a mi madre hasta el fallecimiento de esta y la hacia gran compañía auqnue también la ha dado algún que otro disgusto por sus travesuras pero adonde íba mi madre allá íba ella detrás. Recuerdo que cuando mi mamá se ponía enferma de noche o por la mañana temprano, cuando aún mi hermana y yo dormíamos, esta perrita mestiza demostraba su inteligencia viniendo a despertarnos a la cama y llevarnos entre pequeños ladridos y cogiendonos de los calcetines hasta el baño o el lugar donde se encontraba mi mamá.

   Cuando mi mamá murió Cluny se quedó toda la noche acurrucada junto a mí, sobre la colcha con la que se tapaba mi mamá cuando estaba en el sofá. Meses después yo viajé a Cuba y ella se quedó con mi hermana haciendo como siempre de manera ejemplar su papel. El de compañera inseparable de los que lo pasan mal. Pasado un tiempo, volví a Cuba para casarme y a mí regreso volví embarazada. Desde el primer momento que entré por la puerta ella supo que tenía un bebé en el vientre y no se separó de mí. Dormía conmigo y se quedaba dormida con su cabecita en mi tripita. A medida que esta crecía Cluny se volvía más protectora conmigo.

   Un día, en una de sus travesuras, Cluny se comió literalmente un calcetín de ejecutivo. Se puso enferma y la llevamos al veterinario donde la tuvieron que operar de urgencias por esa obstrucción. La sorpresa de la operación fué que no se tragó una media si no dos y alguna cosa más. De esa operación salió con éxito. Yo embarazada de casi seis meses me pasaba el día con ella en el hospital y recién salida de quirófano, cuando ya estaba despierta de la anestesia, recuerdo que yo me moví de us lado para ir al baño y ella como pudo saltó de la camilla y se vino tras de mí. La verterinaria me aseguró que a quien seguía era a la barriga, cosa que me creo. Esa noche me la llevé a casa pero a mitad de la noche se puso más enferma y la tuvieron que intervenir de nuevo. Esta vez la tuvimos que llevar a un hospital de atención 24 horas. Aquí ya se puso muy enferma pues por lo visto la anestesía se le subió a la cabeza y eso la hizo tener derrames cerebrales o algo así. La noche 1 de enero esta fiel mascota de mi familia abandona esta vida rodeada del cariño de mi hermana, mi panza y mío.

   Este Goo es para plasmar de alguna manera la fidelidad con que los animales, y más concretamente los caninos, son fieles a sus dueños hasta el últimos momento de aire que les queda.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: