El club, una película de pederastas, es una película que no me gustó nada. Pablo Larraín, su director, pudo haber hecho algo que metiera menos miedo. Ves a los actores disfrazados de curas y te vienen ganas de abandonar tu butaca en el cine.

Es una película de terror que cuenta bien la historia de los curas abusadores de niños. Son cuatro curas que tienen protegidos en una casa con una monja que es casi peor que ellos. La monja me pareció maquiávelica.

No viven mal. Yo diría que viven muy bien en la casa en la que los han confinado. Pero los tiempos cambian, viene la democracia y la gente quiere justicia. El Vaticano les manda una especie de comisario a verlos cuando las autoridades quieren juzgarlos por sus abusos a menores. Ellos no se lo toman nada bien. Se atreven a decir que están viviendo una vida santa. Lo que están viviendo es una buena vida mientras sus víctimas tienen que padecer las secuelas mentales que les han ocasionado sus abusos cuando sólo eran unos críos. En nombre de Dios se cometen muchos abusos, pero el peor es el de los pederastas, como los que recoge esta película de pederastas.

La película es claustrofóbica. No os la recomiendo, a nos ser que os guste pasar miedo. Lo que es miedo pasas mucho.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: