Claves en el control de colesterol

Para controlar nuestros niveles de colesterol es necesario que tengamos en cuenta ciertos factores clave. Una dieta saludable es una forma de ayudar a mantener los niveles de colesterol bajo control.

Aunque evitar los alimentos con alto contenido de colesterol puede ser beneficioso para algunos, la American Heart Association, el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) coinciden en que el enfoque dietético más eficaz para reducir el colesterol es ingerir alimentos que contienen grasas insaturadas en vez de aquellos que contienen grasas saturadas o trans.

Conociendo el colesterol

El colesterol se clasifica en dos grupos, según el tipo de proteína que lo transporta a través del torrente sanguíneo:

-El colesterol transportado por las lipoproteínas de baja densidad, o colesterol LDL, que es propenso a acumularse, y que, a menudo, lo conocemos como 'colesterol malo'.
-El colesterol transportado por las lipoproteínas de alta densidad, o colesterol HDL, que funciona como un camión de basura, recolectando colesterol negativo de las arterias y llevándolo de vuelta al hígado para su eliminación. La principal clave en el control del colesterol es seguir una dieta que promueva bajos niveles de colesterol malo y altos niveles de colesterol bueno.

La importancia de las grasas

Es importante prestar atención a los tipos de grasa que consumimos, ya que cada forma de grasa influye en los niveles de colesterol de manera diferente:

Las grasas saturadas se encuentran principalmente en carnes y productos lácteos. Le indican al hígado que produzca más colesterol malo.
Las grasas no saturadas se encuentran principalmente en pescados y plantas, como nueces, semillas, frijoles y aceites vegetales. Ciertas grasas no saturadas pueden ayudar a aumentar la velocidad a la que el hígado se reabsorbe y descompone el colesterol malo.

alimentos

Las grasas trans son aceites vegetales solidificados y generalmente se elaboran mediante un proceso artificial llamado hidrogenación. No solo aumentan los niveles de colesterol malo, sino también niveles más bajos de colesterol bueno. Son las grasas más insalubres de todas.

Grasas trans

La ingesta de grasas trans no solo debe reducirse, sino también eliminarse por completo. Grasas saturadas

La Asociación Nacional del Corazón aconseja reducir la ingesta de grasas saturadas a no más del 5-6% de las calorías diarias totales. Para hacer esto, sugieren limitar los siguientes alimentos: cordero, cerdo, aves de corral con piel, manteca, productos lácteos elaborados con leche entera o reducida en grasa, aceites vegetales saturados, como aceite de coco o aceite de palma.

Otros alimentos a evitar

Hemos recalcado la importancia de evitar las grasas trans. Los alimentos que debemos evitar incluyen: galletas, pasteles, rosquillas y pasteles envasados, patatas fritas y galletas, glaseado envasado, alimentos fritos, productos de panadería que contengan manteca, palomitas de maíz con mantequilla y cualquier producto que contenga aceites vegetales parcialmente hidrogenados o hidrogenados.

Sobre el colesterol malo (o LDL)

Ese componente graso de nuestro organismo que es producido tanto por el hígado como por nuestra dieta, esto es, el colesterol, se divide en dos vertientes bien conocidas: el colesterol HDL o colesterol bueno, que reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y el colesterol LDL o colesterol malo que sí es perjudicial para el organismo, puesto que favorece el desarrollo de estas enfermedades citadas.

Así, según la Sociedad Española de Arteriosclerosis, disminuir el consumo de alimentos altos en colesterol no es suficiente para su control, ya que como hemos visto, el colesterol también se produce de forma natural en nuestro cuerpo. Alimentos que ayudan en el control del colesterol: el vino.

colesterol

El colesterol en los alimentos

Solo los productos de origen animal contienen colesterol en sí, ya que se necesita un hígado para su producción. Sin embargo, el contenido de colesterol no es tan preocupante como el contenido de grasa.

El colesterol se absorbe poco en el torrente sanguíneo y tiene poco efecto sobre los niveles de colesterol después de varias horas. Parte de este colesterol, sin embargo, puede ser absorbido y llegar a las arterias, por lo que limitar los alimentos ricos en colesterol puede ser beneficioso.
Los alimentos que contienen colesterol y se pueden evitar incluyen: carne roja, salchichas, tocino y carnes de órganos, como riñón e hígado.Elegir grasas saludables puede ayudar a reducir los niveles de colesterol malo, al tiempo que mantiene, y en algunos casos aumenta, los niveles de colesterol bueno.

Cómo cocinar los alimentos

La forma en la que cocinamos los alimentos también puede afectar el contenido de grasas saturadas en una comida. 

Zumo de pomelo y estatinas

Las estatinas, o fármacos utilizados para disminuir los niveles de colesterol, no pueden ser combinados con zumo de pomelo, ya que, al absorberse por vía oral interacciona (el citocromo P-450) con alimentos como el zumo de pomelo, por lo que debe evitarse su consumo conjunto.

Alimentos que ayudan en el control del colesterol: el vino.

Sobre el azúcar

No hay que olvidarse del azúcar en la batalla contra el control del colesterol. 

Dietas y más dietas

Ya hemos visto que la reducción del consumo de grasa animal o saturada es vitar si queremos controlar el colesterol LDL o colesterol malo. 

¿Puedo comer de todo?

La dieta mediterránea es la mejor arma en el control del colesterol. Alimentos que ayudan en el control del colesterol: el vino. Echarle la culpa de nuestro nivel de colesterol a ciertos alimentos marcados (como el huevo) no es realista. Alimentos que ayudan en el control del colesterol: el vino.

Fuente Historia/Sarah Romero/muyinteresante.es

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: