espacios cerrados

CLAUSTROFOBIA

Etimología

La palabra “claustrofobia” es una palabra compuesta por claustro y fobia. La primera procede de latín claustrum que significa espacio cerrado y fobia viene del griego y significa miedo.

Significado

Por lo tanto y según el diccionario de la Real Academia Española, la palabra claustrofobia (miedo a los espacios cerrados) se define así:

Angustia producida por la permanencia en lugares cerrados.

espacios cerrados

Origen del miedo

En la medicina, se considera a la claustrofobia como un trastorno mental capaz de producir ataques de ansiedad, sudoración extrema, respiración acelerada y taquicardia. En algunos pacientes que padecen de esta fobia, puede haber un detonante a esta fobia en su pasado. Tal vez han quedado alguna vez encerrados en algún espacio o bien como castigo en su infancia o un ascensor paralizado. No obstante, en la mayoría de los casos suele ser un miedo irracional. El miedo se debe no tanto al espacio cerrado en sí, sino al temor de no poder salir, la falta de oxígeno que puede producirse (asfixia), entro otras consecuencias más. Pero también puede existir como una causa genética, hereditaria, si ya hay familiares sufriendo igualmente de este miedo.

¿Qué espacios pueden desencadenar un ataque de claustrofobia?

Las opciones son múltiples. Un ejemplo típico es el ascensor, el tubo de una tomografía computarizada, un cuarto pequeño como la despensa o incluso la bañera puede hacer saltar los síntomas del miedo.

Solución / Tratamiento

El primer paso hacia la erradicación del problema es reconocer la existencia del miedo y pedir ayuda a un profesional como puede ser el médico de cabecera, quien puede dar un primer diagnóstico y más información acerca de la enfermedad. El médico conocerá diferentes terapeutas especializados en diferentes terapias para tratar la claustrofobia. Las terapias utilizadas en tratar la claustrofobia pueden ser diversas:

  • Tratamiento medicamentosa por parte de un psiquiatra
  • Sesiones de terapia por parte del psicólogo
  • Terapia basada en la hipnosis
  • Acupuntura

Las vías de tratamiento son varias, se puede encontrar la más adecuada para cada paciente con la ayuda de un profesional cualificado. Con tiempo, dedicación, paciencia y voluntad, este mal puede ser curado.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: