TÉCNICAS INNOVADORAS EN CIUDADANO KANE

Como señalamos en el primer Goo, Orson Welles es una figura fundamental en el desarrollo de la comunicación moderna, tanto en la radio como en el cine. En este apartado analizamos los avances que introdujo en el mundo del celuloide a través de su gran obra, Ciudadano Kane.

Orson Welles supedita los avances tecnológicos de la cámara y la iluminación al desamparo del ser humano, con una utilización exquisita de la profundidad de campo, los planos contrapicados y un cuidado juego de luces y de sombras.

En palabras del director de fotografía, Gregg Toland, “se trataba de romper las convenciones fotográficas al uso, ajustando el estilo fotográfico a la historia que se pretendía contar y no al revés”, como proponía el modelo de representación clásico, que se caracterizaba por un montaje imperceptible a los ojos del espectador, centrado en el avance de la narración fílmica.

Muchos historiadores del cine han calificado como revolucionarias las novedades técnicas de Ciudadano Kane, y han asegurado que Welles y Toland consiguieron desarrollar un nuevo lenguaje visual y de cámara, apoyados en los siguientes elementos:

Profundidad de campo: La película propone un nuevo uso de la iluminación, la composición de cuadro y las lentes, que permite ver todo enfocado en el mismo plano, desde la imagen más cercana hasta el fondo, cuando lo habitual era que sólo destacaran los elementos clave de la acción. Esto incide en la idea de desorientación del ser humano.

Iluminación: El tratamiento que recibe en esta película es especial, inspirado en el movimiento expresionista alemán, con un juego de luces y sombras que ayudan a dar mayor dramatismo y valor psicológico a cada una de las escenas, dirigiendo la mirada del espectador hacia los focos de atención y caracterizando la posición y el estado anímico de cada uno de los personajes.

Enfoques de cámara: Se emplean unos encuadres complejos, donde abundan los contrapicados y las posiciones de cámara baja, con lo que la imagen de Kane queda constantemente engrandecida respecto a sus interlocutores, que son mostrados con planos picados, sumisos.

Decorados: Una de las prioridades de Welles, debido a su experiencia teatral y al crucial papel que jugarían, dada la composición en profundidad. El trabajo del director de arte, Perry Ferguson, supuso por primera vez la presencia de techos visibles en el cine sonoro, ante el reto que suponía la abundancia de planos contrapicados. Por otro lado, el ajustado presupuesto del que disponía el director le llevo a utilizar maquetas y dibujos mate que, acompañados de una cuidada iluminación, simulaban grandes escenarios.

Sonido: El compositor, Bernard Herrmann, estuvo presente desde la fase de preparación de la película, y varias secuencias se montaron en función de la partitura. No obstante, Welles era partidario de encabalgar escenas utilizando como enlace el sonido, bien a través de la música o bien de los diálogos, con lo que la labor de montaje fue reducida.

Montaje: La labor de Robert Wise estuvo totalmente supeditada a la dirección artística de Welles, cuya tendencia a los planos largos, fruto de su experiencia teatral, eliminó el manido plano-contraplano de Hollywood. Así, afirmaba, la interpretación de cada actor gozaba de una mayor libertad y linealidad. Sin embargo, ante la necesidad del cambio de secuencia, la opción preferida son los fundidos y los encadenados.

Tiempo: El rompecabezas propuesto por el guión de Ciudadano Kane establece un relato lineal (la investigación de Thompson) y un relato fragmentado (los recuerdos de los conocidos de Kane), construido a base de flashbacks. Sin embargo, Welles realiza inigualables saltos en el tiempo dentro de cada microrrelato, como la felicitación navideña de Thatcher o la secuencia del desayuno entre Kane y Emily.

 

Espero que os haya sido útil para conocer un poco más acerca de la que muchos consideran como mejor película de la historia. ¿A vosotros qué os parece?

PlasenJr

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: