Mesopotamia

Ciudad de Ur

En el primer libro de las Santas Escrituras o la Biblia, el libro de Génesis, se menciona la ciudad de Ur en varias ocasiones:

Génesis 11:28 Y murió Harán antes que su padre Taré en la tierra de su nacimiento, en UR de los caldeos.

Génesis 11:31 Y tomó Taré a Abram su hijo, y a Lot hijo de Harán, hijo de su hijo, y a Sarai su nuera, mujer de Abram su hijo, y salió con ellos de UR de los caldeos, para ir a la tierra de Canaán; y vinieron hasta Harán, y se quedaron allí.

Ur era una ciudad sumeria en la región de Caldea en la época en la que vivía Abraham, quien procedía igualmente de esta región. No obstante, no quedaba ninguna evidencia de que esta ciudad, Ur, realmente hubiera existido, ya que no se contaba con ninguna otra referencia literaria aparte de la Biblia, que aportara algún dato sobre ella.

Ur estaba situada en la baja Mesopotamia, hoy en día en Irak, cerca del río Éufrates y el Golfo Pérsico. En el año 1854, los británicos comenzaron a investigar esta zona, sin embargo hubo que esperar hasta principios del siglo XX para hallar exactamente el lugar dónde existía esta ciudad. Y no solamente se encontró el lugar, sino que se desenterró prácticamente por completo.

Mesopotamia

Arqueología

Según la RAE (Real Academia Española), la arqueología se define como ciencia que estudia lo que se refiere a las artes, a los monumentos y a los objetos de la antigüedad, especialmente a través de sus restos. ¿Cómo funciona exactamente? Realizan un hueco en un lugar concreto por el cual van descendiendo para estudiar las capas de la tierra por edades y su consistencia. Mediante este método van analizando las distintas capas que les ayuda a situarlas en las distintas épocas. Ha habido muchos lugares donde una ciudad nueva se construyera encima de una ciudad vieja ya inexistente y luego desapareciera también por migración o exterminio durante una guerra dejando lugar a otra ciudad nueva que viniera después. En resumen, se construyeron civilizaciones encima de otras.

Gracias a estos estudios y análisis, los arqueólogos pudieron desenterrar varias civilizaciones y estudiarlas mediante los restos hallados en dichos lugar. Sus descubrimientos han aportado un gran conocimiento de las distintas civilizaciones antiguas que podemos conocer hoy gracias a sus descubrimientos y estudios.

Mesopotamia

¿Por qué hallaron los restos?

Esto se debe a que en las civilizaciones antiguas no se recogía la basura mediante un sistema como lo conocemos hoy en día. Es por ello que se han conservado en estos lugares vajillas, cerámicas, hornos, hasta restos de carbón de las cocinas.

Mesopotamia

Mesopotamia

Mesopotamia

Gracias a los labores arqueológicos, durante los años 1922 y 1933 se desenterró la ciudad de Ur de la antigua Caldea y los hallazgos son realmente sorprendentes. Las casas eran amplias, contaban con varios dormitorios, baño y cocina, además de patio para las reuniones y la recepción de visita. En aquella ciudad de Mesopotamia, ya existían escribas que enseñaban a leer y escribir a los niños, además de recoger toda la información en tablillas de arcilla. Se hallaron unas 25000 arcilla con informes económicos completos que tardaron unos años en traducir. Incluso, tanto el trabajo así como otros aspectos de la vida estaban reglamentados y escritos en estas tablillas. Poseían su propia escritura, conocimientos de matemáticas, existía una economía y un mercado que fluía. En resumen, una sociedad que no tenía nada que envidiar al mundo moderno. Se conservaron diferentes pinturas en la antigua Ur, verdaderas obras artísticas, así como el Zigurat, el templo de adoración de Mesopotamia. En aquella época, ya tenían unas creencias religiosas bien desarrollados.

Fuente: www.historiaantigua.es/articulos/ziguratur/ziguratur.html

Mesopotamia

A principios del siglo XX, realizaron la excavación durante una década, en la cual llegaron a una profundidad que incluso hallaron una capa geológica que demuestra la existencia de un diluvio en la misma región y restos de una civilización anterior, debajo de esta capa de barro que se conserva del tiempo diluvial, un misterio aún no completamente resuelto científicamente.

El escritor alemán Werner Keller (13.08.1909 – 29.02.1990) publicó un libro en 1955 titulado “Und die Bibel hat doch recht” (Y la biblia tenía razón) en el cual habla precisamente de estas excavaciones de la ciudad de Ur, así como de otros relatos bíblicos que ya están fundamentados científicamente gracias a los descubrimientos de los que disponemos hoy en día. Su obra es, prácticamente, una comparativa entre el relato bíblico y la comprobación científica para demostrar la veracidad de los hechos.

Gracias a la investigación científica podemos afirmar hoy en día que Ur no solamente existía, sino que había una civilización completamente desarrollada entre la sociedad que vivía en esta época, unos tres mil años antes de Jesucristo. Desarrollaron una escritura, se cree que tenía su origen en este lugar y en esta época, poseían conocimientos matemáticos de los que más tarde se sirvió Pitágoras y se sirvieron de una agricultura de la que incluso hoy podemos aprender.

Mesopotamia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: