Ciudad del maíz blanco

Ciudad donde sucedió este acontecimiento hace mucho tiempo y la ciudad se llamaba Cinac-Micallo.

La hija menor del jefe de del lugar gustaba bañarse en una laguna oculta entre grutas.

Una tarde cuando estaba en el agua, escucho una voz que le dijo:

Si quieres conocer a un alto barón sigue las huellas que fue dejando al otro lado de la laguna.

Ella no dudo y caminó hasta llegar a una caverna. Se asomó tímidamente y allí, sentado sobre una roca, con una capa con brillantes plumas, estaba el príncipe de los murciélagos, quien al verla la saludó así:

 

Maíz blanco

Hace mucho que te conozco y amo. Quieres ser mi esposa? Aunque debes saber que a menudo estaré obligado a alejarme.

Me haz hechizado - contestó la joven - y su tengo que esperarte lo haré.

Y así fue se casaron.

Poco tiempo después Él campo fue invadido por miles de ratones y se comieron todo el maíz amarillo. La gente decía que era un castigo de Dios, por tan extraño casamiento, entonces el Jefe de la ciudad mando a llamar a su hija y le dijo:

El pueblo no tiene que comer, se dice que tú causaste esta plaga con tu casamiento. Te ordeno que salgas en busca de nuevas semillas de maíz, si no morirás. Así lo dice la ley.

Las joven busco a su esposo, pero no lo encontró, si que partió sola por montes, valles y campos, pero no encontró semillas de maíz.

Un atardecer, desconsolada de tanta búsqueda inútil se refugió en una en una gruta para descansar y se quedó dormida. Se despertó llorando, cuando pronto escucho una voz, amorosa que le decía:

Porque gime mi esposa? - era el príncipe de los murciélagos; la joven lo abrazo aliviada y le contó sus penas.

Maíz blanco

 

Debes confiar en mí - le contestó - y esto es lo que haras; vuelve y Solé a tu gente que prepare la tierra para el sembrado, cuando salga la luna llena, arranca tus dientes; te aseguro que no dolerá y volverán a crecer más relucientes que antes. Tendrás que sembrarlos y crecerá un maíz de grano blanco. Tu pueblo ya no tendrá hambre.

La joven lo hizo y sucedió tal y como el esposo o dijo.

Desde entonces en los alrededores de la CIUDAD crece un maíz de grano blanco como los diente de la gente de la ciudad.

 

Si fue de tu agrado te invito a darle me gusta y compartir

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: