Hoy les presento otra joya de la capital cubana: su MALECÓN. Un lugar afrodisíaco del que ha disfrutado todo habanero y también muchos visitantes.

Habanero

Será imposible presentarlo en un solo Goo. Por supuesto comenzamos con su historia, iniciada en 1819, cuando se puso en práctica el conocido «ensanche de extramuros». Muy necesario porque la ciudad estaba creciendo y toda la línea costera desde la bahía hasta el Torreón de San Lázaro era pura roca y agua salada. Solo algunas familias iban allí a tomar baños de mar. La zona se conocía como Avenida del Golfo.

Desde donde se ubica actualmente el Parque Maceo

Habaneros

llegando hasta la desembocadura del río Almendares era una zona de puro arrecife que las autoridades consideraban como un Monte Vedado, una defensa natural ante los ataques de piratas y corsarios.

Así funcionó hasta el año 1859, cuando comenzó a circular el ferrocarril urbano por la calle San Lázaro.

Entonces se le encargó a Don Francisco de Albear, el mayor ingeniero de la época, concebir un proyecto que incorporara toda esa zona a la urbe creciente. Y este pensó en una variante compleja y acertada que fuera más allá de un simple paseo peatonal. Sería una ancha vía a construir a cuatro metros sobre el nivel del mar que incorporaría almacenes y una línea de ferrocarril que haría más activa la vida del puerto.

El valor de 850 000 pesos no fue desembolsado por el gobierno y la propuesta de Albear quedó en eso: una propuesta.

La construcción comenzó durante el Gobierno Interventor Norteamericano el 6 de mayo de 1901, bajo la dirección del ingeniero Mr Mead y su ayudante Mr Whitney, comenzando en el Castillo de la Punta. El 20 de mayo de 1902, cesada ya la Intervención, se había llegado hasta la esquina de la calle Crespo, unos 500 metros.

Frente al Castillo de la Punta se construyó por los norteamericanos una glorieta para la Banda Municipal, que fue necesario demoler en 1926, por obstaculizar el tránsito; pero quedó como la primera obra de hormigón armado realizada en Cuba.

Ya en 1909 se llegó a la calle Belascoain; por allí se construyeron el bar Vista Alegre y el Club de Automovilistas.

En 1916 se llegó hasta el Torreón de San Lázaro, rellenando la caleta frente a esta. En 1919 un ciclón levantó todo ese relleno y el tramo fue reconstruido entre 1921 y 1923, protegiéndolo con un muro fundido. Por esos años se llegó hasta la calle O, requiriéndose la separación del muro unos 30 metros del litoral, con la intención de construir el monumento al Maine, (era necesario rellenar un área de casi 105 000 m²). En el promontorio de la Batería de Santa Clara nació el Hotel Nacional, es más famoso del país.

Todo esto bajo el gobierno de Alfredo Zayas.

Habaneros

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: