Varias ciudades en el mundo muestran su propio Cristo a pobladores y visitantes. Se pueden nombrar, por ejemplo:

Cristo del Otero, Palnecia, España (30 m de altura)

Cristo Redentor, Río de Janeiro, Brasil (30.1 m)

Cristo de La Paz, Bolivia (34.2 m)

Cristo del Sagrado Corazón, en México (23 m)

Cristo Rey, en Colombia (26m)

Pero en este Goo escribiré sobre el Cristo de La Habana.

UBICACIÓN

Se encuentra a la izquierda de entrada de la bahía de La Habana, entre la fortaleza de San Carlos de la Cabaña y el pueblo de Casablanca.

HISTORIA

Su construcción fue promovida por una curiosa promesa histórica: «El 13 de marzo de 1957 fue atacado el Palacio Presidencial por jóvenes revolucionarios cubanos, con la intención de ajusticiar al dictador Fulgencio Batista y en total desesperación la primera dama prometió erigir una imagen de Cristo que pudiera ser divisada de los lugares más alejados de la ciudad si su esposo quedaba con vida (como fue)».

Entonces se lanzó la convocatoria al concurso que fue ganado por la escultora cubana Jilma Guerra. Sus palabras al recibir la noticia fueron sencillas: «Seguí mis principios y traté de lograr una estatua llena de vigor y firmeza humana. Al rostro le imprimí serenidad y entereza como para dar alguien que la certidumbre de sus ideas; no lo vi como un angelito entre las nubes sino con los pies firmes en la tierra».

Se discutió mucho sobre la altura y después de mucho debate se acordó en los 20 metros.

CONSTRUCCIÓN

La escultora marchó a Italia para supervisar cada detalle de su construcción y después de un año de trabajo la obra quedó terminada. Fue bendecida por el Papa Pío XII y zarpó del puerto de Marina, en Carrara, a mediados de 1958.

Se inició el montaje en septiembre de ese año, colocándolo sobre una base de tres metros de profundidad.

Características

  • Altura de veinte metros, que sumados a la base y a la altura de la explanada donde está situado, se eleva 51 metros sobre el nivel del mar.
  • Se utilizaron en su construcción 600 toneladas de mármol blanco de Carrara.
  • Está conformado por 12 estratos horizontales sumados a 67 piezas imbricadas en su interior.
  • Se calcula su peso en unas 320 toneladas.
  • En su base la autora enterró varios objetos de la época (periódicos, monedas, etcétera)
  • La escultora dejó los ojos de la estatua vacíos, para que diera la impresión de mirar a todos desde cualquier sitio.
  • La estatua calza chancletas de meter el dedo, porque la autora utilizó las suyas como modelo.

Nunca se instaló un pararrayos y en 1961 su cabeza fue impactada por un rayo provocando alguna destrucción; que fue subsanada por la propia escultora con mármol que ella misma había traído de Carrara, por cualquier eventualidad que pudiera ocurrir.

Eventos parecidos se sucedieron hasta que en 1986 se ubicó finalmente un pararrayos en la estatua.

INAUGURACIÓN

Se realizó el 25 de diciembre de 1958 por el presidente Fulgencio Batista; la esposa de este no imaginó que una vez cumplida su promesa Batista duraría solo una semana más como presidente. Ya que se vio obligado a huir del país tras el triunfo revolucionario del 1ero de enero de 1959.

RESTAURACIÓN

Se han realizado varias restauraciones y en 2012 se creó un grupo de trabajo que se encargaría de una reconstrucción completa del Monumento. Este grupo recibió el Premio Nacional de Conservación y Restauración de Monumentos 2013.

Ciudad de La Habana

Ciudad de La Habana

Ciudad de La Habana

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: