UBICACIÓN E HISTORIA

 

La ciudad de Artemisa comenzó a ser capital provincial después de la última división político-administrativa en 2010, que dividió a la antigua provincia de La Habana en dos: Artemisa y Mayabeque.

Artemisa

 

El 25 de abril de 1802 ocurre un incendio en los barrios extramuros capitalinos de Jesús María y parte de la Calzada de Guadalupe, en la antigua Habana Vieja, provocando el traslado de 15 familias a estas tierras.

Don Francisco de Arango y Parreño, Síndico del Gobierno, hizo la solicitud oficial para la entrega oficial de estos terrenos; solicitud aceptada.   

Desde su creación a principios del siglo XIX el poblado perteneció al partido de Guanajay. Ya a mediados de siglo Guanajay alcanza carácter de jurisdicción

 

Etapa colonial


El café era representativo de la zona y en varios cafetales ocurrieron sublevaciones de esclavos: una que merece ser destacada, por el número de esclavos y su intensidad, ocurrió el 7 de enero de 1827 en el cafetal “La Tentativa”, del Conde de Lombillo. Fueron 57 esclavos, todos de la etnia lucumí.

Otras en los cafetales “La Manuela”, “Reunión” y “El Favorito”.

A mediados del siglo XIX ocurrieron hechos importantes para el desarrollo del territorio: se construyó la Calzada Real, llega el ferrocarril que la enlaza con Pinar del Río y unos años después el que la une con La Habana, se instalen los servicios de Correos y Telégrafos y además se crean el Ayuntamiento y el Juzgado.

También aparecen pequeñas industrias de tabaquería, tostadoras de café y carpintería.

 

Desde 1850 se comienzan a notar los primeros signos de la lucha independentista y muchos pobladores de Artemisa se unen a Carlos Manuel de Céspedes cuando este proclama el inicio de las luchas en el oriente de la isla.

 

 

Etapa neo-colonial


Los barrios de Artemisa aumentaron doce en 1900. En junio de 1911 se clausuró el viejo cementerio y el 1 de julio se inauguró el actual. En 1913 se creó La Sociedad Luz y Caballero y en 1914 se alumbraron por primera vez sus calles.

A principios de 1933 se crea La Liga Juvenil Comunista, que era dirigida desde La Habana.

Esta organización contribuyó grandemente a la lucha emancipadora, al punto de lograr aglutinar a casi 30 de sus miembros para que participaran en los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes en julio de 1953. Nueve de los cuales murieron en la acción o fueron asesinados posteriormente.

La lucha en la Sierra Maestra también contó con la participación artemiseña como por ejemplo el joven Julito Díaz, el capitán Ciro redondo y el Comandante de la Revolución Ramiro Valdéz Menéndez, segundo jefe de la columna invasora dirigida por el Che.

 

 

Con el triunfo revolucionario se acentúa el desarrollo económico social del territorio, manteniéndose una alta producción cafetalera y sumando la piña y la caña de azúcar. Existen empresas avícolas y porcinas con un alcance de producción nacional.

La educación también recibió un impulso considerable construyéndose escuelas que abarcan todos los niveles educacionales.

Antiguamente se celebraban las fiestas del 25 de abril en honor a San Marcos. Y en la actualidad se mantienen fiestas de origen afrocubano venerando a San Lázaro y Santa Bárbara.

Además se celébrale concurso de música folklórica y campesina: Delfín Fleitas Inmemorial.

Calles centrales

Parque

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: