gemelos

CISMA SOBRE LA TRANSMISIÓN DE LA INTELIGENCIA

Los estudiosos de las formas de transmisión de la inteligencia por los equívocos en referencia a la interpretación del cociente intelectual, ya observaban las notables dificultades en el estudio de la inteligencia donde se contraponen dos posturas: Postura nativista y la postura ambientalista: El tema, herencia-ambiente. La pregunta; ¿heredan los niños genéticamente la inteligencia de los padres, como se dice en la postura nativista? ¿O por el contrario es la educación la que determina el rendimiento intelectual de las personas, cómo aseguran los defensores de la postura ambientalista?

Científicos de notable prestigio, defensores de la supuesta superioridad intelectual de la raza blanca, según criterios influenciados por razones arbitrarias, especulaban sobre el hecho de que dentro de la rama genealógica de algunos notables existían individuos en el pasado (estadistas, científicos, jueces, hombres de letra), que corroboraban esta premisa. Y, en base a esto consideraban que este hecho era prueba inobjetable de que la inteligencia se adquiría por herencia.

Este argumento precisan algunos científicos contiene dos errores primordiales. El primero es tomar en consideración que, el éxito social es lo mismo que la inteligencia; lo cual es; según; una argumentación muy ingenua. Él pensar que los nobles (Europa), eran más inteligentes que la gente común, por ser figuras públicas. El segundo error, todavía más importante es que; el que algunas características aparezcan en generaciones sucesivas de sujetos, las convierte por fuerza en heredadas biológicamente. Con la excepción de Alfred Binet, autor del test para identificar a escolares que requerían atención especial (educación especial) y sus seguidores, la inclinación general hasta la mitad del siglo XX ha sido la de endosarle la inteligencia a los genes.

La diatriba herencia-ambiente se ha prolongado por más de un siglo, y las razones usadas en ella, no siempre se han basado en los criterios científicos, puesto que algunas veces han prevalecido juicios infundados, en prejuicios sociales o intereses políticos. Por esto se impone examinar las pruebas de que se disponen hasta ahora.

Herencia-ambiente

Los estudios más serios sobre la herencia de la inteligencia se han realizado con gemelos monocigóticos, que son aquellos hermanos que; por proceder de un solo óvulo, deben tener la misma información genética. Por consecuencia, toda diferencia encontrada en ellos debe ser producida por el ambiente. Es sabido que las puntuaciones de inteligencia de mellizos monocigóticos tienen más parecido que las de mellizos dicigóticos (que proceden de óvulos diferentes). Es un hecho que sus coincidencias son casi tan parecidas como las que resultan de hacerle las mismas preguntas repetidas al mismo individuo.

idénticas

Los que comulgan con la tesis ambientalista, hacen la observación siguiente; los mellizos idénticos, también comparten ambientes más parecidos que los dicigóticos, permanecen más tiempo juntos, usan las mismas prendas de vestir, duermen en la misma habitación, comparten los mismos maestros y amigos… Como consecuencia, mayor similitud en el cociente de inteligencia puede responder tanto a sus potencialidades genéticas, como a la experiencia de vivir en ambientes idénticos.

Para dejar de lado esta dificultad, se han realizado estudios con mellizos monocigóticos que han sido criados en ambientes distintos. En este caso, la semejanza en el cociente de inteligencia, aunque menor, se encuentra aún por encima de los gemelos dicigóticos criados juntos, lo cual parece estar en consonancia con la teoría nativista. Sin embargo, los ambientalistas objetan que los ambientes propenden a ser en realidad similares, en muchos casos relevantes para el desarrollo intelectual (extensión de la escolaridad, residencia urbana o rural, estudios de los padres, nivel económico, etc.). Existe la probabilidad, de que solo cuando haya diferencias ambientales radicales, los gemelos puedan ser diferentes.

Medio ambiente rico o pobre

En otro orden de ideas, los datos acopiados sobre la influencia del ambiente, conduce a pensar sin duda alguna que; un medio empobrecido ocasiona, tanto en hombres como animales, un déficit importante en el rendimiento intelectual. Este proceso puede ser reversible hasta cierta medida; programas educativos de aplicados en asilos, han conseguido buenos resultados en niños calificados de débiles mentales, al no poder sentarse sin ayuda a los dos años ni aún caminar a los cuatro.

Es casi improbable que niños que ya disfrutan de un ambiente normal, consigan alcanzar un intelecto superior, aún; si se les cuelgan ordenadores sobre sus cunas, escuchen música clásica, o visitan el teatro.

Las pruebas de inteligencia, no presentan los mismos resultados en todas las clases sociales. Una mejor posición socio-económica implica de hecho puntuaciones más altas en inteligencia. La clase social, el nivel de ingresos, la educación y la cultura influyen en el rendimiento intelectual. Tanto que los mejores auspiciadores de la inteligencia son; el índice socio-económico, familiar y el nivel educativo de la madre.

Los ambientalistas manejan la tesis de que la pobreza probablemente ejerza sus efectos nocivos a través de la salud prenatal de la madre, la desnutrición del hijo, la carencia de una educación de calidad, la escasa disponibilidad de tiempo de los padres para compartir con los hijos y proporcionarles una estimulación gratificante. Un nacimiento adecuado, sin dificultades, el tamaño de la familia, están también relacionados con el cociente de inteligencia. Resumiendo: no hay que confundir la ignorancia, la falta de medios y las diferencias culturales, con las habilidades intelectuales innatas.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: