¿Qué es el préstamo?

Según la Real Academia Española, la palabra “préstamo” tiene diferentes significados que son los siguientes:

1. Acción y efecto de prestar (entregar algo a alguien para que lo devuelva).

2. Cantidad de dinero que se solicita, generalmente a una institución financiera, con la obligación de devolverlo con un interés.

3. Contrato mediante el cual un particular se obliga a devolver el dinero que le ha sido prestado.

En este artículo, haré referencia al significado bajo el punto número dos:

“Cantidad de dinero que se solicita, generalmente a una institución financiera, con la obligación de devolverlo con un interés.”

¿Por qué pedimos un préstamo?

Las razones varían de persona a persona y de circunstancia a circunstancia:

- Una hipoteca para pagar una casa

- Para comprar un coche

- Para irse de vacaciones y costearse el viaje

- Para hacer frente a los gastos diarios, bien porque el sueldo es demasiado bajo (o simplemente lo consideramos así) o se mantiene un elevado nivel de vida que conlleva muchos gastos.

- Para pagar un tratamiento médico por enfermedad o de estética

Evidentemente, pueden haber más razones aparte de las aquí mencionadas.

¿Qué es un sueldo demasiado bajo?

No se puede hablar de cifras concretas, ya que cada persona individualmente mantendrá su propia cantidad o idea de una cantidad mínima o un sueldo ideal, pero en líneas generales, un sueldo demasiado bajo sería todo aquél que no permite a una persona alcanzar las cosas básicas o necesarias de la vida para cubrir al menos los gastos de un alojamiento aunque pequeño pero digno, comida diaria, ropa y algunos servicios necesarios.

Pero, ¿realmente es necesario el préstamo? ¿De verdad es malo? ¿Se puede evitar?

Cuando una persona pide un préstamo es porque lo necesita o CREE necesitarlo y esa diferencia hay que analizarla antes de solicitarlo. Porque muchos de ellos se pueden evitar cambiando nuestro comportamiento.

http://artigoo.com/ahorrar-dinero-consejos

Efecto negativo de los préstamos:

a) Cada persona tiene sus ingresos y sus gastos. Para mantener un buen equilibrio económico, los gastos nunca deben superar los ingresos, porque de esa manera empezaríamos a endeudarnos.

b) Si los ingresos son igual a los gastos, ni ganamos ni perdemos, tenemos cierto equilibrio, pero no la tranquilidad mental y económica que necesitamos, ya que solamente trabajamos para pagar y no podemos disfrutar de la vida y de nuestras cosas o nuestro entorno. Por ello, muchas personas sufren de depresión.

c) Si los ingresos son mayores que nuestros gastos, tendríamos la situación ideal, ya aquí sería donde empezaríamos a ahorrar, permitiéndonos de vez en cuando un lujo (comprar algo especial que nos guste o irnos de vacaciones, por ejemplo). Pero cuidado, porque ¡cuánto más ganamos, más gastamos!

http://artigoo.com/ahorrar-dinero-vamos-al-super

El lado negativo de un préstamo es que debe ser devuelto íntegramente, aunque contamos con la posibilidad de irlo pagando en cuotas mensuales y, además, estas cuotas incluyen unos intereses.

Así, al final devolvemos más de lo que realmente hemos recibido inicialmente. Además, si nuestro sueldo no alcanza más de pagarnos lo básico mes a mes, ¿podremos apartar una cantidad mensual para devolver el préstamo?

Ese es otro aspecto negativo, ya que siempre pueden surgir imprevistos por los cuales en un momento dado no contamos con ese dinero para devolver la cuota pactada.

Como consecuencia, suben los intereses, vienen los recargos adicionales y aumenta nuestra deuda. Con esta situación aumentan también nuestras preocupaciones y empeora nuestra salud, porque dormimos mal (hasta dejamos de dormir), dejamos de comer, buscamos otro trabajo adicional para hacer frente al pago y aquí empieza el círculo vicioso y pronto empezamos a notar el efecto negativo.

Trabajamos más para pagar nuestras deudas arriesgando nuestra salud y pedimos un segundo préstamo para pagar el primero, lo cual es irracional.

Si no podemos hacer frente al primero, ¿cómo pagaremos el segundo? Incluso, hay quien pide un tercero para pagar el segundo y cada nuevo préstamo que se solicita suele ser mayor que el anterior. Y aquí tenemos el círculo irracional y vicioso de las deudas que se cierra y nos ahoga.

Todo esto se puede evitar cambiando nuestro comportamiento y aplicando unas sencillas reglas.

La primera regla de oro es: no vivir por encima de nuestras posibilidades. ¿Cómo se hace eso?

Primero debemos hacer unos cálculos básicos teniendo en cuenta nuestros ingresos. ¿Cuánto gano? Pues en base al sueldo adaptar nuestros gastos. Empezaremos haciendo una lista de los gastos que tenemos. ¿Los gastos superan al ingreso? Pues comenzamos a reducir los gastos hasta que queden igual o inferior al ingreso. Siempre se debe incluir en los gastos un cierto porcentaje para imprevistos y otro para ahorrar, para así evitar gastar demasiado.

Hay un libro muy interesante que habla precisamente de este tema, aunque seguramente ya habrá muchos libros escritos sobre el mismo tema, pero este en concreto me gusta por sus consejos y el lenguaje sencillo utilizado:

“Los diez secretos de la Riqueza Abundante”, escrito por Adam J. Jackson.

También hay varios artículos buenos y útiles que aportan buenos consejos sobre el tema ahorrar, cada uno con unos consejos diferentes. No obstante, juntándolos todos, se podría publicar otro libro más.

http://artigoo.com/ahorrar-casa-agua-caliente

Para que todo eso funcione, debemos de tener las ideas claras y una meta en la vida.

¿Por qué ahorrar?

Ahorrar, ¿para qué?

Un análisis personal y concienzudo nos ayudará conseguir un resultado positivo, aparte de motivación, paciencia y autocontrol.

abundante

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: