El cine mudo: los hermanos Lumière

 EL CINE MUDO: los hermanos Lumière

 

Todo el mundo sabe que los hermanos Lumière (Auguste y Louisson) son los grandes padres del cine, en concreto del cine mudo, pero lo que no todo el mundo sabe, es que su invención los pilló de improviso hasta a ellos mismos. Los hermanos Lumière pensaban que su cinematógrafo no tenía ningún futuro, y era valedero solamente para el terreno de la intimidad. No obstante, más adelante, aprovecharon todo lo que les ofreció para generar riqueza y transformar un negocio familiar heredado de su padre, en una industria muy rentable.

Al principio, solo se hacían presentaciones en sociedades científicas, básicamente en universidades europeas, pero el 28 de diciembre de 1895 en París, se inició la explotación comercial ante un público de pago.

En esa primera sesión se proyectaron varias cintas entre las que destacaban: la Salida de la fábrica de los Lumière, Llegada de un tren a la estación de la Ciotat , El desayuno del bebé, y El regador regado. Por los títulos se aprecia que con este catálogo tan familiar, el cine comenzó su historia como testigo objetivo de la vida cotidiana y sin grandes pretensiones.

Pero llegó Georges Méliès, también francés, y cambió el cine mudo. Él modeló, coloreó y dramatizó cada fotograma. Él era un dibujante apasionado por el ilusionismo que actuaba y que había dirigido obras de teatro, en vez de dedicarse al próspero negocio familiar del calzado como le reclamaba su padre.

Desde nuestra perspectiva, no hay color. Cine/zapatos. Pero hablamos de comienzo del S. XX. Había mucha miseria y pagar por unos zapatos era bastante más factible que pagar por ver algo. Máxime aún, cuando ese algo, no se sabía bien lo que era. El mundo avanza con el empuje de unos cuantos locos.

 

 

El cine mudo


El cine mudo: Georges Méliès

Georges Méliès había asistido a la primera sesión y enseguida quiso hacerse con un aparato. El CINEMATÓGRAFO no pudo ser por divergencias con los Lumière, y acabó comprando el artilugio de otro inventor. Él sí que se dio cuenta de que había nacido el séptimo arte.

El hombres fue pionero en la utilización de trucos: sustitución de elementos mediante el parado de la cámara, la exposición múltiple y los fundidos a negro. ¡Ah!, y en sus películas en color, coloreaba, uno a uno, cada fotograma. Entre sus películas destacan: Viaje a la luna y Le Manoir du Diable.

El cine mudo

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: