discusión

Cinco pasos concretos para resolver una discusión.

Para desarmar unilateralmente a quienes inician una discusión la psicóloga Lisa Firestone, desarrolló un procedimiento. Esta técnica consta de 5 pasos que hará que la tención disminuya. Así mismo, la especialista en cuestiones de pareja, recomendó evitar que la controversia se “salga de control” para no decir cosas de las cuales se arrepientan.

A continuación el texto completo

Cuando se convive por tiempo prolongado con una persona, ya sea nuestra pareja, compañero, o nuestro jefe, es por demás inevitable que surjan discrepancias. Discutir algunas veces, no tiene porque ser malo. Después de un encontronazo dialéctico, se puede llegar a una conclusión que satisfaga a las dos partes. Pero, si las discrepancias son constantes, la relación acabará por dañarse sin remedio.

Un grupo de investigadores de la Brigham Young University, estudió el comportamiento de un nutrido grupo de parejas durante 20 años, y llegó a la conclusión de que, cuantas más discusiones había, menos duraría la relación, y viceversa.

Ya que es inevitable de cuando en vez, lo importante es aprender que las peleas no vayan a más, solucionando los conflictos en cuanto los mismos aparezcan. Para ello la psicóloga Lisa Firestone ha desarrollado un procedimiento que, asegura; funciona muy bien entre las personas que acuden a su terapia; la técnica del “desarme unilateral”. La doctora parte de la idea de que, cuando se produce una bronca, se crea un resentimiento que no nos deja ver la situación en conjunto, y nos impide valorar las posibles soluciones. Empezamos entonces a lanzarnos reproches, sin tener pendiente las consecuencias de nuestro comportamiento.

Por ello Firestone, propone que aprendamos a “desarmarnos”, evitando discutir intensamente, para no decir cosas de las que luego vamos a arrepentirnos. Aunque la psicóloga enseña la técnica del desarme unilateral a las parejas, esto se puede usar perfectamente en cualquier tipo de discusión. Estos son los cinco pasos que debes seguir para resolver cualquier discusión que se vaya de las manos.

desacuerdo

1.- Relájate

A veces las discusiones más absurdas, pueden acabar convirtiéndose en las más peligrosas, surgen; sencillamente porque estamos cansados, nerviosos, estresados (o puede que hambrientos), y en muchas ocasiones, todo al mismo tiempo. Nuestro compañero nos dice algo que nos molesta y saltamos a cuchillo, sin pensar fríamente lo que vamos a decir. En estos momentos es esencial que aprendamos a relajarnos, quizás yendo a dar un paseo, contando hasta diez o, sencillamente, pensando bien las cosas antes de abrir la boca. No pienses en lo que ha hecho o dicho la otra parte, piensa en lo que vas a decir tú. Verás en seguida como se relaja la tención.

2.- No devuelvas el golpe

Como explicaba el lingüista Sebastián Serrano en una entrevista, jugar a enfadarse es muy fácil, y puede acabar muy mal. En el momento en que las expresiones de menosprecio se impongan ya; prácticamente no hay vuelta atrás, asegura Serrano. Y es tan fácil que aparezcan… Si le dices un exabrupto a la pareja, vas a necesitar tres halagos fuertes para reequilibrar la situación. A veces se consigue, otras no. No tiene sentido querer ganar una discusión sí, la persona con la que estamos hablando es muy cercana. Es más importante conservar la amistad que tener razón; si la tienes; el tiempo terminará dándotela y tu compañero lo reconocerá.

3.- Responde amablemente

En la relación interpersonal las formas son en ocasiones más importantes que el fondo. Cuando se suscite una discusión trata siempre de bajar el tono, explicando las cosas de la forma más delicada posible, sin violencia. Bajar las armas, no implica renunciar a lo que crees, ni rehusar a defender tus opiniones, que son tan válidas como las de la persona con quien estas discutiendo, solo supone tomar una posición que no sea percibida, como amenazante y, que va a hacer que la persona con la que tienes un conflicto se relaje y sea más comprensiva.

Ocasionalmente, un pequeño acto de afecto es suficiente para desarmar a tu compañero, algo que es de lo más efectivo, si se trata de tu pareja. Basta cogerle de la mano, mirarle a los ojos y decir que le quieres, para que la discusión cambie por completo.

4.- Empatiza

Para resolver una discusión es importante escuchar a la otra parte con atención, puede ser que no estés de acuerdo, pero significa que es importante que la otra persona sienta que es escuchada. La técnica del desarme unilateral, no implica aceptar lo que dice la otra parte con la que discutimos, como si no importara nuestra opinión, pero; significa estar dispuesto a renunciar a tener siempre la razón, con la intención de resolver el conflicto.

Sí, nos mostramos comprensivos por lo que dice la otra persona, y aceptamos, que es cierto al menos que algo de lo que dice (los desacuerdos nunca son del 100%), habremos dado un gran paso.

5.- Comunica lo que sientes

Cuando discutimos acostumbramos construir argumentaciones alrededor de cosas concretas, cuando lo real es, que todo nuestro malestar surge de un cúmulo de sentimientos que no sabemos comunicar. Aprender a comunicar lo que sentimos, por encima del conflicto concreto, es; decisivo para resolver cualquier discusión, y muchas de las que vendrán en el futuro. Los sentimientos son independientes de los hechos, pero; son realidades que están ahí, y son decisivas. Solo si expresamos lo que sentimos, la persona con la que discutimos sabrá entender lo que pensamos realmente y, será mucho más comprensiva con nuestro razonamiento.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: