Mito # 1:

Hablar y preguntar sobre el suicidio puede inducirlo.

Verdad:

Escuchar a aquel que tiene ideación suicida disminuye el sentimiento de soledad y de desesperanza, para algunos el suicidio es un grito de ayuda, una manera desesperada de comunicar el propio sufrimiento, si nadie quiere hablar al respecto se buscan otras formas de comunicarse.

Mito # 2:

El suicidio es impulsivo.

Verdad:

El acto puede ser impulsivo pero la ideación suicida no lo es, existen señales de riesgo tales como empezar a visualizar el acto, contarle a personas allegadas sobre sus pensamientos, planificar los detalles y la manera de llevarlo a cabo, prepararse y por último intentarlo.

Mito # 3:

Suicidarse es un acto de cobardía.

Verdad:

Las personas que se suicidan se sienten sin esperanza y sufren muchísimo, el suicidio se puede asociar a múltiples problemas, tales como enfermedades mentales, antecedentes de suicidio en la familia, uso de sustancias psicoactivas y alcohol, aislamiento, abuso sexual, baja autoestima, violencia entre otros. Al juzgar a una persona que se suicida estamos perdiendo de vista una multiplicidad de factores que tuvieron que ver con su decisión.

Mito # 4:

Las personas que hablan sobre el suicidio no lo llevan a cabo.

Verdad:

Un alto porcentaje de personas que se suicidaron, habían hablado previamente de ello. Por eso lo importante es escuchar con verdadero interés y atención.

Mito # 5:

Solamente las personas que tienen problemas graves se suicidan.

Verdad:

No es posible valorar el sufrimiento de cada persona, cada uno tiene su propio dolor y este es real para su vida.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: