Dimite un académico de Medicina por la entrada de Cañizares en la institución

Para empezar, creo que nos encontramos ante un DEBATE cuánto menos difícil y de gran controversia.

En un primer momento, entiendo que Religión y Ciencia no deben ser contrapuestas. Es decir, una persona puede tener creencias religiosas y a la misma vez, puede trabajar en el campo de la investigación científica precisamente, porque estamos ante dos cosas totalmente diferentes. Por un lado, tu creencia e interés personal y, por otro, tu interés y desempeño profesional; son dos cosas, como digo, distintas y deben diferenciarse la una de la otra.

Además, otra cosa importante es la objetividad que caracteriza a la investigación y a sus profesionales. Como sabemos, para que una investigación se pueda legitimar y pueda ser válida, debe ser imprescindible que la postura del investigador sea totalmente objetiva y este aspecto, deja de lado tus creencias en general; ya sean religiosas, ideológicas o morales.

Por eso, bajo mi punto de vista, el hecho de que se haya nombrado a un arzobispo como miembro de honor en la Academia de Medicina de Granada es, simplemente anecdótico. Es decir, para mí, la importancia del debate no recae sobre la religión ni sobre las creencias, puesto que entiendo que, cada investigador tendrá las suyas y a nadie le interesa mientras sus investigaciones sean, como digo, objetivas.

Sino que el debate, y en lo que estoy de acuerdo con el catedrático Guillermo Olagüe es en el hecho de que, Antonio Cañizares, como persona y como profesional, carece de méritos científicos que merezcan el nombramiento de dicha Academia. Y, por ese lado estoy totalmente a su favor de Antonio Cañizares y con la decisión que ha tomado; muy valiente, por otra parte.

Finalmente, también me parece injusto que porque la academia se financie con fondos públicos, haya que nombrar a una persona de honor que no tiene, como se refleja en el artículo, méritos profesionales en el campo de la investigación por lo que, independientemente de que sea arzobispo o albañil, no veo la relación y la coherencia de nombrar a alguien que no está inmerso ni lo ha estado nunca en la investigación; sino que se mueve por creencias personales que nada tienen que ver, como digo, con la ciencia.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: