fotografia

El origen de los churros es muy antiguo y hay muy poca información, no obstante, lo que si es seguro es que es español. Poco a poco se fueron extendiendo por todo el mundo por lo deliciosos que son y actualmente hay churrerías hasta en Estados Unidos. Son famosos en todos los países de Latinoamérica y tienen presencia en todas las ferias y fiestas patronales de las ciudades y pueblos donde el característico olor de las churrerías lo inunda todo y forma parte del panorama festivo, nunca pueden faltar como complemento de cualquier fiesta popular.

fotografia

También hay mucha costumbre en Madrid y muchas ciudades , de terminar una noche de fiesta comiendo churros con chocolate por la madrugada para rematar y evitar la resaca. El secreto para elaborar unos buenos churros está como en otras tantas recetas culinarias, en la masa. Consiste en mezclarlos ingredientes en el orden correcto, y las cantidades serán en consonancia a la cantidad que se quiera hacer. Cuando la masa ya está correcta, se pasa a una manga churrera para freírlos en abundante aceite hasta dorarlos en el punto que se vea correcto.

 

fotografia

Se tiene conocimiento de la costumbre de comer churros con chocolate en Madrid desde comienzos del siglo XIX y esta moda se fue extendiendo debido a la propagación que se hizo por las ferias de las ciudades y pueblos. La popularidad de los churros se extendió, así como su variante más grande que son "las porras" y más tarde se le emparejó con el chocolate que resulta una agradable convinación por la cual se le llegó a llamar, "fruta de la sartén".

fotografia

RECETA DE LOS CHURROS CASEROS

Ingredientes.

1 Tazón grande de agua.

1 Tazón igual de grande de harina.

1 Cucharadíta pequeña de levadura en polvo. (también se piede cambiar por huevos)

1 Cucharadíta pequeña de sal.

Aceite de oliva.

PREPARACIÓN

1º Se pone el agua al fuego y cuando empieza a hervir se retira. Se le añade la harina, la levadura y la sal y se remueve, siempre fuera del fuego, hasta que la masa se desprende de las paredes.

2º Se deja reposar unos minutos y se rellena una manga pastelera con una boquilla en forma de estrella.

3º Se van fíendo en el aceite bien caliente hasta que estén dorados con un bonito color. 

4º Cuando se sacan se espolvorean con azúcar si se desea, o se comen sin ella con chocolate bien calente...y ¡Bon apetit!

 

 

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: