El novelista se convierte en el segundo chileno en ganar el  prestigioso galardón, tras el escritor Carlos Droguett, quien en 1970  ganó con su trabajo "Todas esas muertes". Medios de Chile y el mundo  destacaron la distinción alcanzada por Rivera.


Chileno Hernán Rivera Letelier ganó el premio Alfaguara

Con  su trabajo El Arte de la Resurrección, el chileno  Hernán Rivera Letelier ganó el premio Alfaguara de Novela, uno de los  galardones más importantes que entrega España al mundo de la Literatura.

Con  su éxito, Rivera emula lo conseguido por su compatriota Carlos  Droguett, quien en 1970 se convirtió en el primer chileno en  ganar el prestigioso premio con su obra "Todas esas muertes".

La  adjudicación del premio por parte del escritor sudamericano, se hizo  pública en un encuentro realizado en la sede de la editorial Santillana,  en Madrid, cita a la que asistieron periodistas y escritores, además  del connotado novelista y articulista español Manuel Vicent,  presidente del jurado del concurso.

Ambientada en el desierto  chileno, la novela ganadora, describe las andanzas del "Cristo del  Elqui" una suerte de mesías chileno llamado Domingo Zárate Vega, quien  en los años 30 recorrió el Valle  del Elqui, al interior de Coquimbo y La  Serena, efectuando una serie de "milagros".

"Lo primero que se me vino a la mente fue que el  Cristito empezó de nuevo con los milagros, porque es una novela sobre el  Cristo de Elqui y el tipo ya está haciendo milagros de nuevo" , declaró  Rivera en entrevista telefónica desde su casa en Antofagasta, en el  norte de Chile.

""El arte de la resurrección" narra la  historia de un iluminado. Un hombre que recorría el desierto de Chile en  1930 predicando y haciendo milagros. Es una historia de un tipo real,  pero esta escrita como una novela", explicó el escritor.

Con  esta obra, nuevamente el iluminado Domigo Zárate, se convierte en el  protagonista de la literatura chilena. Anteriormente apareció en "Los  trenes se van al purgatorio", del propio Rivera y en "Sermones  del Cristo del Elqui", del antipoeta Nicanor  Parra.

Nacido en 1950 en Talca,  capital de la Región del Maule,  ciudad devastada por el terremoto del 27 de febrero pasado, Rivera , quien emigró muy joven al norte de  Chile, para crecer rodeado de las salitreras que por esos años constituían la principal riqueza del país,  se da espacio para el análisis del la literatura chilena.

"Somos los campeones  mundiales en poesía, pero en prosa aún nos falta mucho. Creo que en  prosa son los argentinos, los mexicanos, incluso los peruanos. Pero en  poesía somos campeoncitos" , asegura el autor de Fatamorgana de amor con  banda de música.

Al momento de ser entrevistado por los trágicos  acontecimientos que azotaron a Chile a finales de febrero, Rivera  solicitó a modo de homenaje a las víctimas del sismo y posterior  tsunami, la realización el próximo año en Chile del Congreso  Internacional de la Lengua Española.

"El Congreso de la Lengua Española se llevó a cabo de  manera virtual, por Internet, pero creo que en homenaje a Chile y  pensando en las víctimas de esta tragedia tendrían que hacerlo el  próximo año, acá en Chile".

Criado en el "desierto  más cabrón del mundo" como el mismo suele calificar al Desierto  de Atacama, el autor, un autodidacta que piensa que la  perseverancia y la constancia son las claves del éxito, ha publicado  entre otros trabajos La reina Isabel cantaba rancheras, Himno del ángel  parado en una pata, Fatamorgana de amor con banda de música, El  fantasista, Mi nombre es Malarrosa y La contadora de películas.

En  la actualidad es uno de los autores más leídos de Chile,  país que le ha otorgado en dos ocasiones el Premio del Consejo  Nacional de Libro. El nuevo reconocimiento entregado al chileno fue destacado en importantes medios de España, México y Colombia.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: