En un estudio   comparativo de Chile respecto de los países de la OCDE, realizado por   Expansiva UDP, se analizaron cerca de 50 indicadores en más de doce   áreas temáticas


Chile en perspectiva comparada 

El análisis evidenció que Chile está en el primer  quintil de los países de la Organización en la mayoría de las variables  estudiadas; por ejemplo, en ingreso por habitante nos encontramos en los  últimos lugares, junto a Turquía y México. Sólo en algunos casos  estamos en el segundo quintil. Así, se desprende que, en promedio, los  países de la OCDE tienen mejores estándares en los indicadores del desarrollo  económico, social y medioambiental.

Este  análisis se torna particularmente relevante si se piensa que el ingreso  de Chile a la OCDE es una oportunidad para definir una meta ambiciosa y  compartida a nivel país, la cual es hoy una condición necesaria para  dar un nuevo impulso a la competitividad y lograr el anhelado salto al  desarrollo. De esta manera estaremos generando un nuevo benchmark para comparar el desempeño del país, lo que  permitirá visualizar con claridad las brechas que necesitamos cerrar y  las estadísticas que determinarán los avances o retrocesos.

Una situación parecida vivió España en 1986 cuando entró  a la Comunidad Europea, ingreso que se convirtió en un punto de  referencia de los asuntos internos, lo que facilitó su convergencia  política y económica con los países de su entorno, impulsando lo que los  propios españoles suelen denominar «la mayor transformación y  modernización de su historia». De la misma manera, Chile  tiene ahora la oportunidad de usar los estándares de la OCDE en una  amplia gama de indicadores para crear puntos focales en los debates  políticos.

El avance de nuestro país en el marco de la OCDE y con  miras a concretar el desarrollo depende hoy de que seamos capaces de  generar las capacidades que nos permitan desenvolvernos con dinamismo en  una economía globalizada: educación de calidad, innovación,  infraestructura competitiva y eficiencia energética. A la vez, el  incentivo de la productividad precisará eliminar las barreras de entrada  de los mercados de bienes, poseer sistemas financieros sólidos y  mercados laborales flexibles. En el ámbito social, será necesario  proteger mejor a los ciudadanos frente a los cambios que trae el  desarrollo.

Paralelamente,  la renovación del sistema político será un tema inminente, al  considerar que todos los países desarrollados han priorizado el  fortalecimiento de sus instituciones para dotarlas de visión  estratégica, contrapesos, competencia electoral y transparencia

Fuente: blogs.lasegunda.com

Marshall, Jorge
Director Instituto de Políticas Públicas
Expansiva  UDP

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: