chica curva

LA CHICA DE LA CURVA, LEYENDA URBANA

   Desde hace varias décadas, por todo el mundo circula un inquietante relato que tiene como protagonista a una chica que hace auto-stop. Este relato se puede considerar una leyenda urbana, que es un tipo de leyenda perteneciente a la época contemporánea, aunque con el mismo formato que las leyendas tradicionales: la narración de un hecho de la vida cotidiana en la que surge algún suceso paranormal.

   Normalmente este tipo de leyenda se desarrolla a partir de un suceso real, al que se le añaden elementos ficticios. La manera de transmitir la leyenda urbana de unas personas a otras es la misma que en los tiempos antiguos cuando se transmitían leyendas tradicionales: el boca a boca. De esta manera, la leyenda va añadiendo detalles y matices, producto de la imaginación de los la que van oyendo y a su vez trasmitiendo, hasta que al final circulan versiones diferentes sobre la misma leyenda, y su localización siempre es en un lugar cercano a donde reside quien la está transmitiendo; en España por ejemplo, la leyenda de la chica de la curva siempre se cuenta como algo que sucedió en una carretera española. Pero el asunto de fondo, el hecho principal siempre es el mismo.

   Para dar mayor realismo a la leyenda urbana, tanto la de la chica de la curva como cualquier otra, quien la cuenta suele decir que le sucedió a un conocido o un pariente de un amigo. Por eso en inglés este tipo de leyendas, además de su nombre oficial urban legend, también se conocen como "friend of a friend tales", ("cuentos de un amigo de un amigo"), abreviado como FOAF.

 

chica curva

Ésta es una de las versiones más conocidas de LA CHICA DE LA CURVA o LA CHICA DEL AUTO-STOP:

   Un matrimonio joven va en coche por una carretera secundaria de regreso a su casa, en una noche de niebla, y recogen a una chica vestida de blanco que estaba haciendo autostop, la cual se instala en el asiento de atrás. El matrimonio se presenta, le dicen sus nombres a la chica, y ella también les dice cómo se llama y cuál es el pueblo donde vive y al cual se dirige. Pero aparte de eso, la chica se muestra muy silenciosa y aunque el matrimonio intenta darle conversación, ella sólo responde con monosílabos o con movimientos de cabeza. Tanto el hombre como la mujer notan que la chica está triste y pálida.

   Después de un rato en silencio, la chica exclama "¡cuidado con la curva!", pero el hombre, que era quien conducía, se sorprende porque no hay ninguna curva. "¿A qué curva te refieres?", le pregunta, pero la chica no responde. Poco después aparece una curva de manera repentina, que debido a la poca visibilidad a causa de la niebla resulta más inesperada aún, por lo que el joven se ve obligado a dar un volantazo. Su esposa se gira para preguntarle a la chica si se refería a esa curva, y si se encuentra bien después del brusco viraje, pero ante su estupefacción, la chica no está allí. Avisa a su marido, el cual frena y se bajan del coche. Piensan que a la chica se le debe haber abierto la puerta del coche y haber caído a la calzada, pero las puertas están cerradas y no hay rastro de la chica por ninguna parte. La llaman a gritos por su nombre, pero no responde ni hay la menor pista de ella.

   Aturdidos, los jóvenes esposos regresan al coche sin entender lo que ha sucedido, y prosiguen el viaje. Pronto llegan al pequeño pueblo donde la chica les había dicho que residía, y deciden parar en una cafetería para tomar algo e intentar serenarse tras el susto sufrido. Aprovechan para sonsacarle al camarero qué tipo de chica es aquella, sin mencionar que había desaparecido de su coche. Simplemente, le comentan que ese día han conocido a una chica que dijo ser de ese pueblo, y le dicen su nombre y su descripción física. El camarero parece sobresaltarse y dice "Sí, esa chica es de este pueblo, pero es imposible que ustedes la hayan conocido hoy... porque esa chica murió la semana pasada. Regresaba de la ciudad y chocó contra otro coche en una curva cerrada y mal señalizada que hay poco antes de llegar al pueblo".
   Un escalofrío recorre de arriba a abajo los cuerpos de los jóvenes esposos.

chica curva

   Se desconoce cómo, cuándo y dónde surgió este relato de la chica de la curva, y aunque circulan muchas y diferentes versiones donde varían muchos elementos, hay una base que siempre es invariable en todos los países donde se cuenta esta leyenda: hay un vehículo, hay persona/s que viaja/n dentro de él, hay una chica haciendo auto-stop que se sube al vehículo, y finalmente, la chica desaparece misteriosamente de dentro del vehículo. Todos los demás detalles varían de unas versiones a otras. Esta leyenda es el típico relato para veladas de cuentos de miedo, y es tan popular que se han grabado infinidad de vídeos y cortos representando esta leyenda. El profesor y escritor estadounidense Jan Harold Brunvand recogió esta leyenda urbana en su libro de 1981 titulado The Vanishing Hitchhiker (La autoestopista fantasma).

chica curva

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: