contaminación

Chernóbyl. Sábado, 26 de abril 1986. Este día queda marcado por un trágico accidente que sucedió a 18 km de Chernóbil, en la actual Ucrania. Accidente del cual aún hoy no se ha recuperado aquella zona y miles de personas siguen sufriendo bajo sus efectos: se trata de la explosión del REACTOR NÚMERO CUATRO DE LA PLANTA NUCLEAR. Tras un corte del suministro eléctrico, el reactor se sobrecalentó produciendo una enorme explosión, momento en el que  se libera gran cantidad de Uranio. Fue el mayor accidente nuclear conocido de la historia y Chernóbil es actualmente el lugar más contaminado del mundo. Se convirtió en un pueblo fantasma, abandonado por los habitantes que tuvieron la dicha de sobrevivir a este trágico accidente. Tardaron dos días en evacuar este lugar. Hoy, 28 años después, aún no se puede vivir en este lugar.

Miles de personas fallecieron en aquel entonces a causa de la explosión y otros miles están sufriendo aún hoy las consecuencias de este trágico acontecimiento. Expuestos involuntariamente al URANIO, cambió su vida por completo. Este accidente ya de por sí era bastante trágico. Personas fallecidas, personas enfermas, niños con malformaciones, gente desterrada de sus hogares, que hoy viven con una baja pensión y nadie se acuerda de ellas. Y, lo que no sé si será peor, fueron engañadas del mismo gobierno que ejercía en aquel entonces. Se trata de un día que se intenta acallar, esconder y hasta borrar. 

Las autoridades tardaron al menos tres días en hacer pública oficialmente la explosión minimizando el fatal desenlace para no asustar a la población. Nunca se publicaron las estadísticas reales de lo sucedido y no se sabe cuántas miles de personas fallecieron realmente por culpa del reactor de Chernóbil. En aquel entonces, se subestimó la gravedad de la situación y no se informó a la sociedad para evitar el pánico.

Se reunieron el gobierno y científicos internacionales para estudiar las consecuencias de la situación. Surgió una nueva política que se denominó Glasnost que consistía en que la Unión Soviética por vez primera en su historia aceptaba la colaboración del occidente para trabajar conjuntamente el este problema letal.

Comenzaron los servicios de limpieza en los que trabajaban mineros, bomberos, soldados y voluntarios con unas protecciones extremas que, sin embargo, no eran suficientes. Tuvieron que cuidarse de las radiaciones iónicas, que buscan los puntos más débiles para penetrar en el cuerpo y así destruirlo. Los mineros construyeron un túnel subterráneo desde el reactor tres hasta el cuatro para enfriar el magma radiactivo, el cual ya estaba abriendo grietas en la construcción y bajando a los demás niveles. Con el túnel se quería evitar que alcanzara el agua del río que era en aquella época uno de los mayores abastecimientos de agua de la zona. Los bomberos cubrieron la zona caliente con plomo que se derretía y fundía con el magma reactivo. Los soldados limpiaron la zona del polvo radiactivo del tejado y finalmente, con la ayuda de arquitectos e ingenieros construyeron un sarcófago para cerrar el reactor dañado para así evitar que se siguiera contaminando la zona. Este sarcófago debía de tener una duración de unos treinta años aproximadamente, tiempo suficiente para poder construir en un futuro uno mejor. El nuevo, que debe de sustituir al anterior. Ya pasaron 28 años desde el trágico accidente. ¿Habrá un nuevo sarcófago a tiempo?

contaminación

Este acontecimiento se produjo durante el mandatario de Gorbachov y abrió el debate del uso de las armas radioactivas. CHERNOBYL fue el desenlace ético acerca de un arma criminal sin límites. No obstante, después de 28 años, parece que este acontecimiento pasó al olvido de la mayoría de la gente que no estaba envuelta en esta tragedia.

Un acontecimiento que abrió también otro debate: el derecho a la INFORMACIÓN, la ÉTICA y la MORAL. Cientos de miles muertos, desterrados o trabajando en un lugar sin conocer exactamente las consecuencias de seguir en este lugar expuesto al uranio. No entendían en qué condiciones trabajaban.

¿No se les debería haber informado bien, para que eligieran libremente trabajar ahí por el bien de todos?

¿Era correcto no publicar las estadísticas ni el número de los fallecidos?

Lo que sí se puede afirmar es que el poder se basa en el conocimiento que poseen unos pocos que mantienen engañada a la población mayoritaria. Queda el sufrimiento de una población que vive las consecuencias de la avaricia científica, del poder, y no tienen el derecho a una vida digna.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: