Escuchar al presidente de Venezuela es todo un espectáculo, claro de esos de mal gusto, donde la uniformidad es visible y, la desesperanza, el desempleo, la inseguridad entre otros males polulan por todo el territorio que no vemos.

Es triste ver como un gobernante sólo tiene como argumentos mediaticos, los insultos a otros gobernantes, donde la diplomacia brilla por su ausencia; donde lo que vale es lo que le conviene "al democráta" y todo lo que huela a diferencia hay que atacarlo con insultos y palabras de grueso calibre y, hasta mandando prender aviones de última generación para amedrentar al otro y ganar adeptos al interior.

Se refiere a sus homologos no como lo que son (dignidades) sino como si fueran "vecinos" desde siempre criados en el mismo sector; expropia y da ordenes y contraordenes a toda la "cuadrilla" de peones, claro y todos le siguen el ejemplo (vicepresidente, ministro del interior, entre otros), hay que ver al "director" de la diplomacia y, hasta se atreve a proponer "planes de paz" a otros países.

Da tristeza ver como se derrumba el pueblo venezolano en medio de personajes de esta índole; donde las divisas del petróleo solo sirven para comprar otras conciencias, mientras su propio pueblo padece múltiples dificultades, y sus gobernantes viendo invasiones y ataques fantasmagóricos; hablan del imperio del norte, pero no se refieren al suyo.

Agradezo comentarios

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: