En las fiestas infantiles y no infantiles muchos padres y madres tenemos el problema de que los niños quieren beber champán o el famoso cava catalán que tanto se toma en España en fechas tan señaladas como las Navidades. Yo también tuve ese problema con mis hijas hasta que descubrí en el lineal de un supermercado el champín. ¿Qué es el champín? Es el champán de los niños.

Se trata de una bebida espumosa que elaboran con frutos del bosque. Su sabor me recuerda mucho el de los yogures de frutos del bosque que encuentras a vender en muchos supermercados. A mis hijas les encanta. Acaban la botella de 75 cl sin necesidad de ayuda. A quienes no les gusta tanto es a mis sobrinos mayores. No es que no les guste la bebida en sí. Lo que no les gusta es la botella. La ven muy infantilona con la imagen del payaso Champín. Yo les vacío la botella del champín en una botella de cava para que se tomen el champín, que no tiene alcohol, y no me vayan al cava o al champán, que sí lo tienen. No es el caso de que se me emborrachen en casa por mucha fiesta que haya.

Las botellas son bonitas, pero, como os decía, no les hacen mucha gracia a los niños más grandes que quieren sentirse adultos. Son botellas con la misma forma que las botellas de cava y champán. Incluso cierran con un tapón idéntico. El tapón no me parece muy adecuado para los niños. Yo siempre les abro las botellas para que no haya accidentes entre los más pequeños de la casa con el dichoso tapón.

Os recomiendo este champán de los niños. El champín es una bebida que no tiene nada de alcohol y que tampoco tiene gluten. Lo pueden beber todos los niños. Además no es una bebida cara. Cada botella de 75 cl cuesta 2,90 euros.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: