La cerveza, algo más que una bebida

Principalmente, la cerveza se consume como bebida. Sin embargo, también podemos utilizarla con otros fines. A continuación, mostramos cuatro utilidades diferentes de la misma.

1. Proteger el jardín de insectos

Una lata o un vaso lleno de cerveza puede convertirse en un potente insecticida. Los insectos son atraídos por el azúcar de la cerveza. Penetran en la lata o en el vaso y se ahogan. Esta técnica es particularmente efectiva con las avispas y las abejas. No tenéis más que colocar las latas o vasos de cerveza en los lugares estratégicos de vuestro jardín.

2. Eliminar las manchas de té o café

Las manchas de café o té en el tejido son, a menudo, difíciles de quitar. Sin embrago, es posible eliminarlas completamente vertiendo un poco de cerveza sobre la zona afectada. Frotad suavemente el tejido durante dos o tres minutos y la mancha deberá desaparecer de forma progresiva. Conviene sumergir la prenda inmediatamente en agua tibia y tenderla al sol.

3. Revitalizar el cabello

No hay necesidad de que os arruinéis comprando productos caros para mimar vuestro cabello. Gracias a la cerveza podréis darle volumen. Antes de entrar en la ducha, mezclad tres cucharadas soperas de cerveza en media taza de agua templada. Tras el champú, aplicad la mezcla y dejadla que penetre durante unos minutos en el cuero cabelludo antes de enjuagar. Resultado: pelo revitalizado, brillante y luminoso. Vuestro cabello y vuestra cartera os lo agradecerán.

4. Ablandar la carne

Cocinar a base de cerveza es muy común en algunos países de Europa (Bélgica, Países Bajos…). La cerveza permite ablandar las fibras musculares de las carnes duras o las partes menos nobles del animal. Verted una lata de cerveza sobre la carne que vais a preparar y dejadla macerar durante varias horas. Para obtener mejores resultados, tenedla toda la noche en el refrigerador. Además de ablandar la carne, el adobo cambiará también su sabor.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: