Algo que siempre admira es ver a jóvenes y no tan jóvenes que demuestran aptitudes y habilidades que están muy por encima de seres humanos de su edad. Los hay que nacen inteligentes, y sus genes demuestran de dónde vienen; otros, ganan la confianza de ser alumnos de grandes maestros; y otros simplemente nacen con la suerte de ser portadores de un gran don, que de explotarse, puede hacer que el menor consiga llegar donde otros jamás soñarían: es el superdotado.

Hay una evolución distinta en el cerebro de un SUPERDOTADO. Se dice que crece de forma diferente y que los niños muy inteligentes tienen un cerebro con un desarrollo distinto. Se cree que este órgano (que en casos normales alcanza un grosor medio a una determinada edad) continua ampliándose y las neuronas no se sitúan al mismo nivel que las de las personas normales. El cerebro se transforma y se teje una red como si de nuevo se hilara, cuando madura. El córtex cerebral es más fino que el de niños con una inteligencia normal.

Dicen que un 2,3% de la población mundial es supedotada. El caso Anthony Poppa es otro de los muchos casos de niños intelectualmente excepcionales. Con un COEFICIENTE intelectual de 154, muy similar al de Albert Einstein o STEPHEN HAWKING ha sido admitido en una organización británica especialista en niños con este tipo de inteligencia.

El niño, canadiense, habla (con tan solo dos años y nueve meses) tres idiomas: español, inglés y rumano. Es capaz de leer párrafos enteros de libros, conoce el nombre de los planetas de nuestro sistema solar, enumera las letras del alfabeto, etcétera. A los diez meses, su abuela notó algo extrañó en él al ver que su nieto era capaz de pronunciar la fonética del alfabeto y fue su madre, Laura, la que hizo lo posible porque su hijo fuera estudiado y evaluado por una experta en la materia.

va de cerebros superdotados

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: