fotografía

Crisantemos y dalias son las flores más típicas que se utilizan para adornar las tumbas el Día de Todos los Santos, una tradición que se mantiene desde la antigüedad con un origen incierto ya que se pierde en la noche de los tiempos. Visitar el Campo Santo y llevar flores frescas a la tumba de nuestros familiares es una forma de honrar se recuerdo. No obstante, se ven principalmente personas mayores llevando flores ya que los tiempos van cambiando y entre la gente joven la costumbre ya flojea. 

fotografía

Por otra parte son cada vez más numerosas las personas que optan por la incineración por lo que ya no hay lugar donde llevarles flores a no ser que se tengan las cenizas en casa y ese día le pongan alguna flor. Muchos tipos de flores se ven estos días tan señalados en las floristerías y que invitan a comprar por sus bellos coloridos, no obstante, el crisantemo es una de las flores preferida tanto por su duración como por las muchas variedades y gran cantidad de colores.

fotografía

Otras muchas clases de flores se pueden ver adornando las tumbas como son los claveles, dalias, margaritas, rosas, violetas, lirios, etc, y también flores artificiales pues en las floristerías preparan centros de flores artificiales de bonitos colores que son muy bonitos y nunca se marchitan. También hay quien planta rosales u otras flores si la tumba es grande y hay espacio que lo permita y el sepulturero o el vigilante del Campo Santo se encarga  de cuidarlas y regarlas durante el año.

También los cactus son un buen recurso para adornar las tumbas ya que necesitan pocos cuidador y también dan flores algunos meses del año. Sea como sea, el Día de Todos los Santos se registra gran actividad en los cementerios y las floristerías aprovechan la festividad para obtener suculentas ganancias pues es bien cierto que las flores ese día no son nada baratas.

fotografía

fotografía

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: