Cada vez son más los japoneses que están decidiendo enterrar a sus animales de compañía en cementerios especializados. Pagan desde 10.000 yenes (78 dólares [E.U.A.]) hasta más de 1.300.000 yenes (10.000 dólares [E.U.A.]), según el tipo de cremación, funeral y lápida. Por el mantenimiento de la tumba y una visita anual de un sacerdote “para orar por la paz del alma del animal”, han de abonar cantidades adicionales. No es raro ver a personas rendir homenaje frente a las tumbas de perros, gatos, peces de colores y otros animales. El personal de un cementerio informa que los fines de semana se ven invadidos por más de trescientos adoradores que ofrecen incienso. Se cree que en muchos de esos animales se invierte más tiempo y dinero una vez muertos que lo que costó comprarlos y cuidarlos mientras vivían.

cementerio

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: