fotografia

Declarado emblema nacional de Argentina el 23 de diciembre de 1942 por decreto del Poder Ejecutivo después de haber sido elegido el Ceibo por una comisión especial propuesta por el Ministerio de Agricultura. Para que una especie sea declarada emblema de un un país es imprescindible que la flor y planta sea autóctona del lugar y por este requisito España tiene como emblema el clavel.

fotografia

El Ceibo es un árbol oriundo de América, de zonas subtropicales con un tronco retorcido que puede alcanzar loa 20 metros de alto. Es de la familia de las leguminosas por lo que presenta las semillas dentro de vainas curvadas y sus flores son de un bonito color rojo carmín. Suelen crecer en zonas húmedas o pantanosas por lo que abundan en las riberas del río paraná o el Río de la Plata. Su madera es muy porosa y se utiliza para hacer balsas, juguetes, etc, pues es muy fácil de trabajar.

fotografia

Los jardines y parques argentinos se embellecen con el colorido y el perfume suave que desprenden las flores de este misterioso árbol que además de su larga tradición como emblema del país también conserva una antigua leyenda que ha pasado de padres a hijos desde hace cientos de años.

fotografia

fotografia

LA LEYENDA DEL CEIBO

Se cuenta que cerca del río Paraná habitaba una india muy joven y muy poco agraciada llamada Anahí, pero a la que todos querían porque todas las tardes alegraba a las gentes de la tribu guaraní con canciones que inventaba inspiradas en los dioses y en la tierra que cultivaban. Pero llegaron los invasores españoles y les arrebataron las tierras y la libertad y Anahí fue llevada presa con otros indígenas y permaneció encerrada esperan tal ve que la mataran. En una ocasión que el centinela se quedó dormido, Anahí se quiso escapar pero el guarda que dormía con un ojo cerrado y otro abierto la descubrió y lo quiso evitar. Anahí hundió un largo puñal en el pecho del centinela que se puso a gritar despertando a los demás españoles que cogieron a la pobre Anahí y la condenaron a morir quemada.

Atada a unos troncos le prendieron fuego que empezó a subir con grandes llamas alcanzando a la joven que no murmuraba palabra. Cuando al día siguiente fueron a ver las cenizas que quedaron se encontraron un gran árbol que había crecido con flores rojas aterciopeladas, símbolo de la valentía de la joven que prefirió morir con sufrimiento antes que ser sometida a la esclavitud.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: