Seguro que te preguntas muchas veces cómo catar un vino delante de los invitados de tus fiestas para quedar como una experta sumiller sin haber recibido una sola clase sobre vinos. ¿Podrías hacerlo? Pues sí. Yo lo hago y te aseguro que tú también puedes hacerlo para dejar a tus invitados impresionados con tus conocimientos sobre cata de un buen vino.

Empezamos poniendo el vino a la temperatura recomendada para servirlo. Yo tengo los vinos que voy a servir en cenas y comidas en una vinoteca para conseguir esa temperatura ideal. La cata la hago en una copa que va bien para el vino en cuestión. Si voy a catar varios vinos, sirvo cada vino en una copa distinta. Así no me lío tanto y queda la cata más vistosa.

Antes de empezar la cata, tengo un platito con colines y un vaso de agua para eliminar los sabores entre vino y vino. No es cuestión de que todos los vinos te sepan al primer vino que catas.

Una vez preparado todo, empezamos inclinando la copa, agitándola en un leve movimiento circular para que vayan asomando los olores. Miro si tiene una consistencia viscosa olíquida, si su aspecto es turbio o transparente y a qué me recuerda su olor. Todo esto se lo voy contando a mis invitados.

Una vez acabada con la fase visual viene la fase olfativa. Tienes que meter la nariz en la copa y oler el vino. Es lo que menos me gusta, pero os aseguro que lo hago como una experta. Es entonces cuando les cuento a mis invitados si el vino tiene un olor suave o intenso, frutal, de hierbas, madera, especias... Es cuestión de echarle imaginación para quedar como una experta en catar un vino.

Finalmente hay que beber el vino. la fase gustativa es la que más agrada a los aficionados al vino. Yo no lo soy, pero aparento. Me meto en la boca un sorbo de vino, lo saboreo, lo bebo. hago lo mismo con el siguiente sorbo y les hablo a mis invitados sin parar de mis sensaciones.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: