fotografia

Es Corea del Sur se aprobó recientemente la aplicación de la castración química a los pedófilos que han sido juzgados y encontrados culpables, lo que ha propiciado un extenso debate por los grupos que defienden los derechos humanos. En este país, debido al incremento en los últimos años de los delitos por violación y abusos a menores, se han visto obligados a poner unos artilugios con un botón, para que los niños y niñas que estén jugando si se sienten acosados llamen inmediatamente para recibir ayuda.

 

fotografia

La castración química a los pedófilos ya condenados será obligatoria en Corea del Sur y una vez libres al terminar la condena deberán recibir inyecciones en los plazos que les marquen los médicos. En los países de Europa de momento es un tratamiento voluntario, donde el preso se somete con su consentimiento y ve reducida así su condena.

fotografia

Este tratamiento consiste en aplicar inyecciones de antiandrogénicos, lo cual disminuye la carga de hormonas masculinas, es decir, desaparece la líbido. Otra opción, es suministrar una pastilla diária de acetato de ciproterona, sustancia que también inhibe el deseo sexual, pero este tratamiento es difícil de controlar, una vez el violador está en libertad. Últimamente en Argentina, ya están estudiando la misma medida por la creciente ola de ataques a niños, lo que hace necesario tomar medidas urgentes, por lo que se piensa en aplicar esta misma medida que en Corea del Sur.

 

fotografia

Según un estudio realizado sobre los delítos sexuales a menores en Argentina, mas del 70% de los que llegan a prisión son reincidentes, por lo que se hace obligatorio tomar medidas drásticas sobre estos abusos a menores donde la situación se está haciendo insostenible. No obstante, la psicóloga Alfaro Lio explica que, "es una solución a medias, pero es mejor que nada", pues ella cree que no existe tratamiento psicológico para cambiar la conducta perversa de los violadores. De momento en Argentina, se han presentado varios presos voluntarios para ser castrados químicamente y así tener los beneficios penitenciarios de reducción de condena. Pero una vez libres tendrán que recibir inyecciones cada mes para seguir el tratamiento, por lo que será como una libertad vigilada.

 

fotografia

Por otra parte, la madre de una de las víctimas, se muestra en contra de que obtengan la libertad por la castración química. "En tanto no se demuestre que es 100% efectiva para evitar violaciones, la única solución posible es dejar a los abusadores presos, es la única solución segura", comenta esta madre. Y también la psicóloga puntualiza que, "reducir la líbido de un violador no resuelve otras cuestiones que hacen el perfil de un violador, como el deseo de amenazar y dominar a otro". Por todo ello, todas las medidas a tomar son bien recibidas, pero habrá que estar alerta, para proteger a los menores indefensos de estas mentes perversas.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: