castillo kuressaare

CASTILLO KURESSAARE, EN ESTONIA

   El castillo Kuressaare se encuentra en Estonia, uno de los países que formaron parte de la Unión Soviética. Es la fortaleza medieval mejor conservada de la región del Báltico. Este castillo se halla en la isla de Saaremaa, la más grande de Estonia, que en su extremo oriental tan sólo dista 9 kilómetros de la Estonia continental. El castillo toma su nombre de Kuresaare, la población en la que está ubicado, que es la capital del condado de Saare y se encuentra en el extremo occidental de la isla de Saarema. De hecho es la población más occidental de Estonia.

castillo kuressaare estonia

   Este castillo pertenecía al obispado estonio de Saare Lääne y se empezó a edificar en torno a 1380 como residencia episcopal, aunque se cree que anteriormente ya existía un castillo de madera en el mismo lugar. A lo largo de su historia, el castillo de Kuressaare pasó por las manos de diferentes naciones y cada una de ellas fue modernizando la fortaleza. Primero fueron los daneses, que se hicieron con la isla de Saarema y con el castillo en el siglo XVI. Después fueron los suecos quienes tomaron el control del castillo en el siglo XVII. Y a partir del siglo XVIII, la isla y el castillo pasaron a formar parte del Imperio Ruso.

castillo kuressaare

   El castillo kuressaare es de estilo gótico tardío. El material en que está construído es un tipo de caliza local llamada dolomita de Saaremaa. Su cuerpo principal es de planta cuadrada en torno a un patio central. Los muros alcanzan 20 metros de altura. En la esquina norte se alza la Torre de Defensa, la mayor altura del castillo, con 7 plantas y 37 metros. Un foso de 30 metros de anchura rodea el castillo. En el territorio perteneciente a la fortaleza hay también cuatro casas de piedra auxiliares del castillo, construidas en la época rusa.

castillo kuressaare

  El sótano estaba dedicado al almacenamiento y allí estaba también el hipocausto, un sistema de calefacción basado en la conducción de aire caliente de abajo a arriba. El piso principal contiene las que eran las salas más importantes del castillo, así como los dormitorios, que estaban todos conectados por medio de un claustro que rodea el patio. El castillo alberga el Museo de Saaremaa, que se inauguró en 1993. El castillo Kuressaare es el destino turístico más popular de la isla de Saaremaa. Más de la mitad de sus visitantes son extranjeros.

castillo kuressaare

   Como suele ser habitual en los castillos, el de Kuressaare también tiene su leyenda. Se dice que a principios del siglo XVI, el obispo de Saaremaa, agobiado porque sus vasallos eran protestantes, pidió ayuda al Papa de Roma. Éste le envió un monje inquisidor de origen español para ayudarle a luchar contra el protestantismo. Pero en cuanto el monje llegó a la isla de Saaremaa, los vasallos protestantes decidieron ponerle a prueba tentándole con una bella joven rubia. El monje cayó en la tentación y protagonizó una historia de amor con la joven.

   Enterado el obispo, y al ver que el monje no había cumplido con el celibato, ordenó que fuese emparedado vivo en el Castillo de Kuressaare. El esqueleto del desdichado monje fue encontrado en 1785, en una esquina tapiada en el sótano del castillo. Se trataba de una pequeña habitación que contenía una mesa y una gran butaca tapizada. En la butaca reposaba el esqueleto vestido de caballero antiguo, que fue retratado por un artista para poder realizar una réplica, dado el estado de deterioro del esqueleto. Desde entonces esa pequeña habitación se conoce como "El sótano del caballero encerrado". 

 

Créditos fotos Castillo Kuressaare

1-Mark A. Wilson (en el dominio público)
2-lv.rsp.travel
3-Jaan-Matti Lillevälja
4-Sabine Hack
5-Ekke Vasli

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: