​Las casas Ikea están de moda en estos tiempos de crisis económica. Son casas con muebles de usar y tirar a los pocos años de uso, perfectas para parejas jóvenes que le dan más importancia al precio que a la calidad de una silla o de una mesa. Los muebles de Ikea le gustan mucho a la gente joven. En cambio, la gente mayor huye de las famosas tiendas de la famosa multinacional nórdica. Eso de montar tú misma tus muebles no es tarea para viejos.

Lo que tienen en común las casas Ikea es la alegría. Los muebles de Ikea suelen ser de colores pastel, muchos de ellos blancos, unos colores alegres y juveniles. Esto no quiere decir que no sean muebles apropiados para gente mayor. Yo se los recomendaría a los jubilados por la alegría que meten en cualquier dulce hogar. Me parecen ideales hasta para las residencias de ancianos, unos sitios tristes en los que acabaremos la mayoría de ciudadanos y ciudadanas.

En Ikea puedes encontrar muchas ideas para decorar las distintas estancias de tu casa. Por ejemplo, unas lámparas informales para no tener las bombillas desnudas o unas colchas para las camas a juego con cabeceros y/o cortinas.

Mi marido dice que Ikea está pensada para mujeres. Tal vez no le falta razón. Yo nunca salgo de una tienda de Ikea sin comprar nada. Últimamente, me da por comprar platos. Hay mucha variedad y te los venden sueltos. Son unos platos que usamos mucho en el día a día. Poco a poco mi casa se está volviendo una casa Ikea. Es por la crisis. He pasado de ir a tiendas de muebles caros a no salir de Ikea.

Os recomiendo tener una casa Ikea por lo que tiene de jovial y alegre. No hace falta gastar mucho dinero para tener una casa luminosa, limpia, ordenada. En Ikea lo encuentras todo a precios económicos.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: