Mi casa tiene estilo Shabby Chic desde que a mi chico se le ha dado por negociar con muebles viejos en una tienda que va como una moto sin frenos. ¿Estilo Shabby Chic? Pues sí. Me refiero a esa decoración en la que se mezclan los muebles viejos con los muebles nuevos en un rompecabezas que me está poniendo de los nervios. A mí me gustan los muebles con estilo moderno. Los muebles con estilo antiguo nunca fueron conmigo por muy chics que los consideren.

Estoy deseando hacer una mudanza para dejar atrás los trastos que no me gustan. Mi casa dejará de tener un estilo híbrido y volverá a ser moderna al cien por cien. Se acabarán esos espejos que parecen salidos de la casa de una abuelita o esas lámparas que cuelgan del techo de la sala de estar con unas velas en el lugar de las bombillas.

El estilo Shabby Chic no es para mí. O todo viejo o todo nuevo. Las medias tintas nunca me fueron. Mi chico me ha dejado la casa, poco a poco, sin yo darme casi cuenta, como un almacén de baratijas. El otro día he descubierto en el trastero algunas sillas que me costaron carísimas y que son el último grito en decoración moderna.

No os recomiendo el estilo Shabby Chic. Te deja la casa como si regresaras al pasado que no has vivido. Mi chico quería poner en el cuarto de baño una bañera con patas, ideal para matarnos antes de tiempo. Se lo prohibí. También le prohibí un colgador que parecía sacado de la casa de su tatarabuela. Yo no podría vivir en una casa como la que él sueña. Mi casa tiene estilo Shabby Chic a medias. No aguantaría respirar dentro de un hogar cien por cien Shabby Chic.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: